Guía para autos nuevos: comparación entre compra y arrendamiento

  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Cómo dirigirte en la dirección correcta cuando es momento de comprar un automóvil nuevo

Guía para autos nuevos: comparación entre compra y arrendamiento
(Jupiterimages/Pixland/Getty Images)

No busques ofertas para comprar. Compra un vehículo que haga lo que tú quieras. Decide cómo vas a pagar y luego encuentra el automóvil. De lo contrario terminarás sintiéndote miserable,

— Tarry Shebesta, presidente y CEO de Servicios automotrices para el consumidor.

Comprador de automóviles, ¡conócete a ti mismo! No hay mejor consejo cuando se trata de decidir si financiar o arrendar tu próximo vehículo. Examinar quién eres y cómo conduces es la mejor forma de determinar cómo debes pagar por un automóvil nuevo. Básicamente, la pregunta es: ¿estás en el mercado para conseguir una relación a largo plazo o una nueva chispa cada dos o tres años?

Considera tu línea de tiempo

"La única manera en la que el arrendamiento puede tener sentido es si estás seguro de que no te interesará conservar un automóvil durante largo tiempo", explicó el periodista de experto en el tema de CNNMoney.com, Peter Valdes-Dapena. "La regla es, si eres el tipo de persona que siempre busca tener un vehículo nuevo entonces debes arrendar, debido a que los pagos serán más bajos y no tendrás que comprar el automóvil al final".

Philip Reed, editor de consejos para el consumidor de Edmunds.com, un sitio de información para la compra de automóviles, está de acuerdo con lo anterior. "Si sueles tener vehículos durante mucho tiempo o te gusta modificarlos, arrendar no es una buena opción para ti, pero sí el financiamiento".

Cuando arriendas un automóvil, aceptas un acuerdo para conducirlo durante un periodo fijo de tiempo, usualmente dos o tres años. Después de ese tiempo debes devolverlo y buscar uno nuevo o comprarlo pagando la cantidad que el concesionario cree que aún vale el vehículo.

Comparar ventajas y desventajas

Existen ventajas definidas al arrendar. Por ejemplo, si usas tu automóvil por cuestiones de negocios, podría haber incentivos fiscales que debes discutir al principio con tu contador. Adicionalmente, si sueles tener vehículos solamente durante un par de años tendrás uno nuevo cada vez que firmes un contrato y estará "relativamente libre de mantenimiento y tendrá lo último en equipo de seguridad", dice Reed.

Si eres el tipo de persona que le gusta ser vista con lo mejor y más novedoso, ya sea que se trate de ropa o automóviles, el arrendamiento te proporciona esa oportunidad.

La desventaja viene si desarrollas cierta dependencia al vehículo y quieres conservarlo una vez que el contrato termine, lo cual "podría costarte más de lo que te hubiera costado comprarlo desde el principio", dice Valdes-Dapena.

Por otro lado, cuando obtienes el financiamiento de un automóvil debes hacer grandes pagos mensuales durante un período más largo de tiempo que el de un contrato de arrendamiento. Sin embargo, después de tu último pago el vehículo será 100 por ciento tuyo para conducir cuanto desees. Es por eso que cuatro de cinco conductores aún prefieren comprar antes que arrendar, aunque esta última opción se está volviendo más popular gracias a las tentadoras ofertas de pagos pequeños que los fabricantes muestran constantemente a los consumidores.

Sin embargo, los expertos advierten no elegir uno de esos arrendamientos simplemente porque es una buena oferta. Apégate a la regla número uno, dicen, que es identificar tus preferencias al conducir. "No es una buena oferta si obtienes un automóvil y no te gusta", opina Tarry Shebesta, presidente y CEO de Servicios automotrices para el consumidor. "No busques ofertas para comprar. Compra un vehículo que haga lo que tú quieras. Decide cómo vas a pagar y luego encuentra aquel que se adapte. De lo contrario terminarás sintiéndote miserable".

Compra electrónicamente

Valdes-Dapena recomienda que después de tomar la decisión de arrendar o comprar reduzcas tus opciones a tres o cuatro modelos simplemente investigando en Internet. No te quedes solamente con un modelo, ya que no tendrás nada contra qué comparar.

Cuando tengas una idea acerca de lo que quieres hacer después, es momento de revisar precios y calcular qué financiamiento mensual o pago de arrendamiento te conviene de acuerdo a tu presupuesto. Todos los sitios web de las compañías automotrices más grandes tienen herramientas que te permiten buscar precios y hacer tus cálculos, pero sitios imparciales como Truecar.com, Leasecompare.com y Edmunds.com a menudo son mejores opciones, afirma Valdes-Dapena.

"Los sitios de los fabricantes de automóviles pueden ser engañosos. Algunos vehículos que puedes encontrar son versiones más simples que no tienen muchas características y, por lo tanto, pueden tener un costo menor. Entonces te das cuenta de que cualquier automóvil que la gente compraría realmente es mucho más caro".

Reed advierte a los consumidores que "verifiquen que los pagos mensuales incluyan todos los impuestos y tasas". Puede ser que encuentres una oferta de 199 dólares al mes, pero cosas como el título, la licencia y los impuestos quizá no estén incluidos.

Después de tener una noción de qué tanto podría costar el automóvil que te gusta, envía un correo electrónico a los departamentos en línea de varios concesionarios que se encuentren en tu área para saber cuál ofrece el mejor precio, aconseja Reed. "Soy partidario de no visitar al concesionario, excepto para hacer una prueba de manejo", recomienda. "Todo puede hacerse en línea. Investiga en Internet y ahorrarás dinero".

Con las ofertas de automóviles que te gustan en mano y la decisión de comprar o arrendar, el siguiente paso es preguntar en tu banco o institución de crédito qué tasa de préstamo puedes obtener. No necesitas comprometerte a nada, esto solamente puede darte una ventaja cuando pases a la fase final: acudir a varios concesionarios para hacer pruebas de manejo y negociaciones.

Cierra el trato

Guía para autos nuevos: comparación entre compra y arrendamiento
(Polka Dot Images/Polka Dot/Getty Images)

Una vez que estés en la sala de exposición, de acuerdo a los expertos existe una cosa importante que debes recordar:

"No muestres tus intenciones de pedir financiamiento o arrendamiento", advirtió Shebesta. "Debes negociar el precio sin importar qué es lo que quieres hacer en este punto. No tiene nada qué ver con el precio del automóvil".

No importa la opción de pago que elegirás, existen algunas variables en común. En primer lugar está el precio del vehículo. Si hiciste tu tarea y revisaste precios en Internet, ya debiste haber encontrado el mejor precio posible incluso antes de reunirte con el concesionario.

A continuación se encuentra la longitud del contrato. Si eliges el financiamiento por lo regular durará de cuatro a seis años. El arrendamiento usualmente es de 3 años, sin embargo ahora muchos fabricantes ofrecen tratos de 2 años. Mientras más largo sea el contrato, menor será el número de pagos mensuales pero el precio final será más elevado.

Para aquél que desee financiamiento para un automóvil nuevo, si estás conforme con lo que negociaste, es momento de recibir las llaves. Sin embargo, si arrendaste aún queda una cosa por negociar: el número de millas permitidas. Los acuerdos más comunes, dice Reed, usualmente permiten 12.000 millas al año. Si necesitas más que eso tendrás que pagar una cuota adicional que es determinada por el concesionario. Si crees que superarás el límite quizá puedas negociar para obtener millas adicionales antes de firmar el arrendamiento.

Esto puede incrementar el total de tu pago mensual, así que Shebesta recomienda pagar únicamente la multa por las millas adicionales al final del arrendamiento en caso de que las superes. "La mayoría de esas cuotas no generan impuestos y no debes pagar intereses por ellas", advierte, así que esta opción es más barata que agregar millas por adelantado.

Reclama tu premio

Una vez que la cantidad de millas se haya establecido, se habrá concluido el acuerdo. Quizá estreches la mano del concesionario, obtengas tu nuevo conjunto de llantas y conduzcas a casa para presumir el automóvil a tus amigos y familiares. Y ya sea que lo tengas durante la siguiente década o que tengas que arrendar uno nuevo en un par de años, la autoexploración que se requiere para comprar un nuevo vehículo es suficiente para darle a cualquier una nueva experiencia en la vida.

"Se trata de que las personas piensen un poco en sí mismas", asegura Shebesta, "al final se sentirán mejor con ellas mismas".

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles