Guía de contabilidad para contratistas de la construcción

Escrito por brian huber Google | Traducido por juan manuel rodriguez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Guía de contabilidad para contratistas de la construcción
Los contratistas de la construcción tienen varias opciones en cuanto a los sistemas de contabilidad. (construction image by Oleg Gribanov from Fotolia.com)

Cómo un contratista de la construcción registra ingresos imponibles y gastos deducibles se determina por su elección del método contable. La mayoría de las empresas de la construcción utilizan el método contable de acumulación. Los métodos de contabilidad se basan en el tamaño de la empresa y el término de los contratos. Un contratista de la construcción debe primero identificar los costos como dos categorías básicas: costos de trabajo, y costos generales y administrativos (G&A).

Otras personas están leyendo

Costos generales y administrativos (G&A)

Los costos G&A son los gastos administrativos ordinarios diarios de operación de negocios que no pueden atribuirse a trabajos específicos. Incluyen elementos tales como gastos de oficina y utilidades.

Sin embargo, ciertos gastos administrativos son a veces tratados como costos laborales indirectos en lugar de como costos G&A. Estos son los costos operativos que pueden estar vinculados a un contrato particular. Por ejemplo, los gastos de publicidad para vender una propiedad específica pueden ser tratados como un costo de empleo indirecto. Otros gastos de publicidad todavía se clasifican como costos G&A.

Costos de trabajo

Los costos de trabajo son los gastos relacionados ya sea directa o indirectamente a un proyecto de construcción en particular. Los pagos de subcontratistas, mano de obra directa, y materiales son los costos directos.

los costos laborales indirectos son los costos administrativos necesarios para el cumplimiento de un contrato. Si un contratista cuenta estos costos como costos laborales indirectos o los incluye con los costos G&A depende del tamaño del contratista y la sofisticación del sistema de contabilidad.

Método de efectivo

Las pequeñas empresas de la construcción a menudo usan el método contable de efectivo. Bajo este método, los ingresos en efectivo se registran como ingresos cuando se reciben los pagos. Los gastos se deducen cuando se pagan.

Un contratista de la construcción no está autorizado a utilizar el método de efectivo si el negocio es una corporación o de una sociedad con un socio corporativo. El método de efectivo tampoco se permite para un contratista de la construcción con ingresos brutos anuales superiores a US$10 millones. No hay ninguna excepción a esta limitación.

Además, un contratista de la construcción puede ser rechazado del uso del método de efectivo, si las compras totales de "mercancía" para el año son "sustanciales" en comparación con los ingresos brutos anuales. La mercancía es cualquier artículo que esté físicamente incorporado en un producto para los clientes. Para la industria de la construcción, la mercancía se la llama comúnmente los materiales, tales como madera o concreto. La mercancía se considera generalmente que es substancial cuando se encuentre por lo menos 10 a 15% de los ingresos brutos para el año. Este porcentaje no se ha establecido por ley, pero se ha aplicado en algunos casos judiciales.

Método de acumulación

Si un contratista de la construcción no puede utilizar el método de efectivo, debe seleccionar un método de acumulación. Los gastos se descontarán posteriormente cuando se haya incurrido un costo y recibida una factura. El método de acumulación intenta hacer coincidir los gastos para un contrato específico a los ingresos de ese trabajo. Bajo este método, los ingresos se registran por lo general cuando se ha completado el trabajo y facturado a un cliente. Por lo tanto, el ingreso se registra a menudo antes de que cualquier dinero realmente se haya recibido como pago.

Tipos especiales de métodos de acumulación

Al separar los costos de cada puesto de trabajo, un contratista podría registrar los ingresos utilizando el porcentaje de avance o el método de contrato completado. Estos podrían ser más ventajosos que el método básico de acumulación.

El porcentaje de avance es un método que sólo afecta a cómo se informa sobre los ingresos. Bajo este método, todos los costos G&A y de trabajo son deducidos mediante la regla del método de acumulación básica. Sin embargo, los ingresos son declarados a medida que progresa el trabajo. Esto es particularmente útil para los contratos que no se han completado en el mismo año que se inician. Los ingresos son reportados cada año desde un contrato a largo plazo. Para determinar el ingreso bruto del año en curso a partir de un contrato a largo plazo, el porcentaje de avance es multiplicado por el precio total del contrato y el importe de los ingresos brutos grabados previamente se restan.

Con el método de contrato completado, todos los ingresos del contrato se registran cuando se completa el trabajo. Además, todos los costos del trabajo se deducen sobre la terminación del proyecto. El contrato completado es el método utilizado habitualmente por pequeños contratistas en la construcción de casas personalizadas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles