Habilidades de consultoría y tipos de personalidad

Escrito por jennifer sandberg | Traducido por pei pei
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
 Habilidades de consultoría y tipos de personalidad
Un consultor de éxito tiene que estar orientado a lograr resultados específicos. (Comstock Images/Comstock/Getty Images)

Por definición estricta, "consultar" significa ofrecer orientación y asesoramiento. Para ser un consultor de profesión, quizá tengas que dominar todo lo relacionado con una amplia gama de categorías, sin embargo, las cualidades y la personalidad básica que debe tener un buen consultor, son universales. La "caja de herramientas" del consultor en el sector privado, incluye un impecable servicio al cliente y sobre todo, la experiencia y el conocimiento del campo.

Otras personas están leyendo

Los consultores son personas con don "de gente"

Como en cualquier trabajo, un consultor tiene que ser responsable de llegar a tiempo y de mantener un horario, además de que debe cumplir con los plazos establecidos. Todo esto, sin contar con que es preciso que estés preparado para trabajar con muchos tipos de clientes y colegas, o en pocas palabras, que te conviertas en una persona con don "de gente". Un consultor exitoso aprenderá a mostrar confianza en sus habilidades, aún cuando nunca se haya relacionado con el cliente potencial. Como consultor, deberás estar siempre tratando de vender lo que haces y garantizando tu capacidad para hacerlo bien. Si no sabes "leer" a la gente ni tienes idea de cómo abordarla, el negocio de consultoría puede ser una tarea muy difícil para ti. Los consultores deben poder dirigir la conversación, también detectar cuando el cliente o posible cliente está teniendo problemas y sobre todo, saber como resolver los inconvenientes lo antes posible.

Los consultores son expertos

Para ser un consultor en cualquier campo, se debe dominar un nicho o tener una amplia experiencia. Esta es la única garantía de que los clientes del sector público y privado querrán comprar lo que estás vendiendo. Los clientes normalmente se acercan a un consultor que está fuera de su empresa debido a su avanzada experiencia en un nicho específico. Pero ser un experto no significa simplemente tener experiencia en un área determinada de por ejemplo, el campo de la educación. Más bien significa estar tanto de los últimos avances que se ven en noticias, revistas especializadas, blogs de internet y en general, en toda la información que circula acerca de su nicho. Por ejemplo, si eres consultor técnico de computadoras, deberías estar al día con los artículos de revistas especializadas como "Wired" e ir constantemente a las ferias comerciales y de tecnología para saber todo que puedas sobre tecnologías emergentes.

Los consultores saben cómo construir una buena reputación

La reputación ganada por el buen desempeño es una necesidad para los consultores, ya que cada caso que tomes en tus manos por lo general llegará a ti gracias a lo que otra persona o empresa ha dicho acerca tu buen trabajo. Por esta razón es también importante para que los consultores consideren su reputación al tomar nuevos clientes. Por ejemplo, si eres consultor de eventos de lujo, puedes ayudar sin cargo alguno, a planear un evento para una organización no lucrativa. Esto mejorará tu reputación en nuevos círculos. Al mismo tiempo, también puedes rechazar ciertos casos en base a lo que sabes acerca de un cliente potencial. Cualquier posibilidad de que ocurra algo negativo no ayudará a tu reputación.

Los consultores entienden los roles y asumen responsabilidades

Los consultores deben "jugar" en equipo tanto con el cliente como con sus compañeros. A pesar de que un consultor es un experto en un área específica, es su obligación trabajar en colaboración y de manera eficiente a lado de su cliente para conseguir un determinado producto final. Desde cualquier punto de vista, el consultor necesita al cliente. Esa es la esencia de una empresa de consultoría. Al final, un consultor debe estar siempre consciente de que fue contratado para entregar una tarea o proyecto específico y que las necesidades del cliente siempre son lo primero. La creación de un marco de trabajo definido y la calendarización de un proyecto al momento de su inicio, puede mantener el trabajo avanzado y al cliente satisfecho y bien enterado del progreso.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles