Cómo hablar con tu jefe de un problema

Escrito por david stewart | Traducido por maria gloria garcia menendez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hablar con tu jefe de un problema
Controla tus emociones cuando hables con tu jefe sobre un problema. (Jupiterimages/Pixland/Getty Images)

Los compañeros difíciles, las cargas de trabajo no realistas, la administración desleal, la lista de quejas de empleados suele ser larga. Acercarte a tu jefe con cada problema puede hacer que ganes una reputación de alguien que se queja todo el tiempo. Como alternativa, permanecer estoico tal vez no ayude, y peor aún, podría hacer que te sientas frustrado y amargado en el trabajo. Habla con tu jefe sobre un tema que necesite tacto. Decide si el problema merece la pena que vayas a hablar con tu jefe y controla tus emociones para hacer oír tu voz.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Introspección. Pregúntate si realmente deseas llevar tu problema a tu jefe o si la decisión de abordar al jefe fue sólo una reacción instintiva. Determina la gravedad del problema. ¿Tu problema es un compañero de trabajo molesto o una nueva política de oficina? Pregúntate si te sentirías aliviado por hablar sobre el problema con un colega o amigo y si es así, el problema puede no ser lo suficientemente grave como para involucrar a tu jefe.

  2. 2

    Evita el enfoque del asalto a la oficina de tu jefe y dar rienda suelta a tu ira, si has decidido enfrentarte a tu jefe con el problema. Lo mejor que podrías lograr de esta manera es dar la impresión de ser una persona quejosa y un empleado no profesional. Cálmate y piensa en cómo vas a presentar el problema al jefe. Concibe también una solución. Esto es importante porque transmite la gravedad del problema a tu jefe y tus esfuerzos para resolverlo sinceramente. Los directivos están más preocupados con la línea de fondo del negocio y un problema sin solución sólo puede convertirse en un problema más en tus planes.

  3. 3

    Concierta una cita. Solicita una reunión cara a cara. Es mejor abordar las cuestiones en persona en lugar de a través de correos electrónicos o por teléfono, que suponen un mayor riesgo de tener malentendidos. Entra en oficina de tu jefe calmado y sereno. No dejes que tus emociones jueguen en tu contra.

  4. 4

    Lidia con los hechos y pruebas disponibles al presentar el problema a tu jefe. Evita presentar declaraciones no comprobables y opiniones personales derivadas del perjuicio individual. Habla acerca de cómo el problema está afectando tu rendimiento porque lo más probable es que los gestores presten más atención a los problemas que tienen un impacto directo o indirecto sobre la calidad del trabajo, relaciones con los clientes e ingresos de la empresa. Comunica tus soluciones.

  5. 5

    Agradece a tu jefe su tiempo al final de la reunión. Dile que aprecias su paciencia para escuchar tus problemas y soluciones. Lo más probable es que un final amable anime a tu jefe a tomar una acción de seguimiento positiva.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles