¿Puedo seguir haciendo ejercicio con una costilla fracturada?

Escrito por linda ray Google | Traducido por florencia sobel
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Puedo seguir haciendo ejercicio con una costilla fracturada?
Probablemente uses un cabestrillo durante el primer mes de recuperación. (Jupiterimages/Pixland/Getty Images)

Tienes una costilla fracturada, y ahora, cada vez que te inclinas y te tuerces, tu caja torácica se vuelve más dolorosa. Aunque el mejor tratamiento para una costilla fracturada es descanso e inmovilidad, según qué tanto te has fracturado, tal vez puedas seguir haciendo un poco de tu rutina de ejercicios. De todos modos, antes de hacer cualquier ejercicio, deberías hablar con tu doctor y seguir sus instrucciones para evitar complicaciones futuras.

Otras personas están leyendo

Dolor

Tu nivel de dolor guiará la cantidad de ejercicio y actividad física que tu costilla fracturada podrá soportar. Antes de comenzar a ejercitarte, deberías hacer que un doctor te revise para asegurarte de que tu costilla no haya pinchado o dañado cualquiera de los órganos que protege. El sitio PhysioAdvisor recomienda que evites hacer cualquier tipo de actividad que presione a la fractura, como recostarte de ese lado o hacer cualquier tipo de ejercicio que te haga contraerte de dolor. El descanso es el tratamiento principal para las costillas rotas. Al disminuir el dolor, podrás incrementar la cantidad de actividad que realizarás.

Preparación

Prepara tus ejercicios fortaleciendo tu caja torácica apretando los omóplatos. Este ejercicio estira a los músculos y ligamento circundantes, y te ayuda a tener una postura apropiada que te permitirá continuar con ejercicios modificados. Párate derecho y dobla tus brazos a tus lados en un ángulo de 90 grados, con los puños hacia adelante. Aprieta los omóplatos hacia atrás lo más que puedas sin incrementar tu nivel de dolor. Sostén esa posición por algunos segundos y repítelo 10 veces al menos tres veces por día.

Respiración

La respiración profunda es una parte vital de la rehabilitación de una costilla fracturada. Respirar profundamente podría ser incómodo, pero tienes que soportar ese dolor para mantener la capacidad pulmonar suficiente para hacer cualquier tipo de ejercicio. Los ejercicios de respiración profunda también te aseguran que no tendrás un colapso de pulmones cuando intentes ejercitarte. Siéntate o ponte de pie derecho y aspira profundamente por la nariz, llenando tu diafragma. Exhala por la boca. Repite esto cinco veces durante todo el día. Tómate descansos durante tu ejercicio para respirar controlada y profundamente.

Tómalo con calma

Las primeras dos semanas después de tu lesión, tal vez tengas que usar un cabestrillo para inmovilizar tus costillas y prevenir un futuro daño. Durante esas semanas, deberías concentrarte en ejercicios enfocados en la mitad inferior del cuerpo, como flexiones y levantamiento de piernas. Sigue caminando en la caminadora, pero evitando la actividad de alto impacto, como correr, que descoloca tu caja torácica. Después de dejar de usar el cabestrillo, vuelve lentamente a los ejercicios de la mitad superior del cuerpo. Por ejemplo, si estabas levantando 20 libras (9,07 kg) de peso antes de tu lesión, comienza con 5 libras (2,26 kg) y ve cómo te sientes. Incrementa gradualmente la cantidad a 8 libras (3,62 kg) y luego a 10 libras (4,53 kg). Al volver de a poco a tus rutinas normales, seguirás curándote sin perder mucho impulso.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles