¿Por qué hay que beber mucha agua cuando estás enfermo?

Escrito por dr. tina m. st. john | Traducido por carlos f. fava
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Por qué hay que beber mucha agua cuando estás enfermo?
El agua es una medicina simple pero valiosa cuando estás enfermo. (glass with water image by Alexander Ivanov from Fotolia.com)

Cuando estás enfermo todos te recomiendan que tomes muchos líquidos y tu te preguntas ¿por qué?. Aunque no lo creas, no son puras patrañas, sino un sabio consejo médico. Pueden darse diversas razones legítimas de porqué tomar abundante agua es una buena idea cuándo estás enfermo y todas están relacionadas con evitar la deshidratación y sus efectos adversos.

Otras personas están leyendo

Beber la cantidad de agua diaria necesaria

Cuando estás enfermo, puede que no sientas ganas de comer o beber nada. Tu cuerpo, sin embargo, requiere una mínima cantidad de agua cada día para poder funcionar con normalidad y eliminar toxinas, sin importar tu estado de salud. Es posible que encuentres a los líquidos más atractivos que los solidos cuando estés enfermo, así que eso puede ayudar. Para alcanzar el mínimo diario recomendado, intenta beber aproximadamente 1 galón (4 litros) de agua, si eres hombre, y 3/4 galón (3 litros), si eres una mujer. Si estás padeciendo vómitos, diarrea o fiebre, intenta aumentar la ingesta de líquidos para compensar estas pérdidas adicionales de agua corporal. La sopa, el caldo, las paletas de helado, la gelatina, los jugos de fruta y las bebidas deportivas rehidratantes son buenas opciones para mantener el nivel de hidratación. Evita las bebidas con cafeína, ya que aumentan las pérdidas de líquido a través de los riñones, lo que se opone a tu objetivo de mantenerte hidratado.

Control de la fiebre

La fiebre provoca que pierdas agua corporal, lo que puede llevarte a la deshidratación si no tomas suficientes líquidos. La deshidratación puede empeorar la fiebre, lo que a su vez empeora la deshidratación. Este ciclo continuará a menos que puedas interrumpirlo rehidratando tu cuerpo. Lo mejor es evitar la deshidratación bebiendo abundante agua y otros líquidos. Si las nauseas o los vómitos te lo impiden, espera unas horas para permitir que el estómago se tranquilice, luego comienza sorber lentamente el agua de hielo picado o agua helada o líquidos fríos y limpios.

Control y prevensión de náuseas y vómitos

Si no bebes suficiente agua cuando estás enfermo y deshidratado, la falta de agua en el cuerpo puede provocar un empeoramiento de las náuseas y los vómitos. Manteniéndote un paso adelante, bebiendo abundante agua, te ayuda a evitar este problema. El reemplazo de líquido para prevenir la deshidratación es especialmente importante si lo estás perdiendo debido a una diarrea, ya que puedes perder grandes cantidades en poco tiempo. La aparición de vómitos además de diarrea puede causar una grave deshidratación que requiera de la hospitalización para poder aplicar líquido por vía intravenosa. Puedes evitar esta situación con un consumo adecuado de agua.

Eliminar las secresiones

Mantenerte bien hidratado cuando padeces un resfrío te ayuda a evitar que la mucosidad segregada en la parte inferior y superior de tu sistema respiratorio se vuelva espesa, lo que significa que puedes eliminarla más fácilmente de tus conductos respiratorios. Uno de los síntomas de la deshidratación es el endurecimiento de la mucosidad, lo que puede jugarte en contra cuando estás intentando recuperarte de un resfriado u otra enfermedad de las vías respiratorias.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles