Hazlo tú mismo: espuma aislante de poliuretano en aerosol de célula cerrada

Escrito por darby stevenson | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Hazlo tú mismo: espuma aislante de poliuretano en aerosol de célula cerrada
La espuma aislante en aerosol de célula cerrada suele usarse en edificios de acero o de forma irregular. (Kim Steele/Photodisc/Getty Images)

Los dos principales tipos de espuma aislante en aerosol son las espumas de poliuretano de célula abierta y cerrada. La espuma de célula abierta tiene una cualidad más esponjosa, y no forma un precinto hermético. Las de célula cerrada tiene un valor aislante mayor, pero pueden ser más caras. Antes de comprar espuma en aerosol, deberás conocer el área de la superficie que vas a rociar. Cuando pidas tu espuma, el fabricante puede preguntarte cuánta espuma necesitas comprar y cuán espesa debe ser para aislar tu cuarto.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un sombrero
  • Una camiseta de mangas largas
  • Una caja de cartón
  • Un respirador
  • Un par de pantalones largos

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Limpia el cuarto que deseas aislar. Si hay algún armario empotrado u otros elementos que no deseas rociar con espuma, cúbrelos con envoltorios de plástico.

  2. 2

    Revisa las cintas de temperatura que se encuentran en las botellas de espuma. Estas cintas indican si la espuma está a una temperatura ideal en al momento de usarla. Si las cintas muestran que la espuma está muy caliente, lleva las botellas a un área más fría y vuelve a revisar la cinta hasta haber alcanzado una temperatura aceptable. En caso de que esté muy fría, llévalas a un cuarto más cálido hasta que alcance la temperatura correcta.

  3. 3

    Ponte toda la ropa protectora recomendada en las indicaciones que vienen con el equipo. Estas incluirán un respirador, una camiseta de mangas largas, un sombrero y un pantalón largo.

  4. 4

    Toma la pistola y examina las dos mangueras que salen de ella. Hunde tu dedo en jalea de petróleo y pon un poco dentro de los conectores en los extremos de cada manguera. Atornilla la manguera marcada con la "A" en el accesorio de la botella que tiene la misma marca. Haz lo mismo con la manguera marcada con una "B". Ajusta con las manos las conexiones lo más fuerte que puedas y después usa la llave para doblarlas hasta que queden herméticas.

  5. 5

    Abre ambos frascos haciendo girar lentamente las perillas en la parte superior en sentido contrario a las agujas del reloj. Si sale algún líquido o gas, cierra los frascos, desatornilla las mangueras y vuelve a unirlas.

  6. 6

    Prueba la espuma rociándola en la caja de cartón. Esto te permitirá saber a qué tasa sale de la pistola para saber cuánto tiempo deberás rociar las paredes. Mira cómo se expande la espuma y úsala para calcular cuánto deberás rociar por el valor requerido de aislamiento. Por lo general, la espuma de célula cerrada tiene un valor R de alrededor de 6.0 por pulgada (6.0 por 2,5 cm).

  7. 7

    Apunta la pistola a la pared que aislarás, manteniendo la boquilla de 18 a 24 pulgadas (45,72 a 60,96 cm) de distancia de la superficie. Rocía la espuma presionando el gatillo y moviendo la pistola para adelante y para atrás, de forma pareja.

Consejos y advertencias

  • Evita rociar capas muy gruesas de espuma de poliuretano (de más de 4 pulgadas o 10 cm) de una vez porque el material genera calor mientras se cura. Demasiada espuma en un espacio grande podría combustionar porque la espuma en el exterior de la cavidad aislará el calor que se genera en el centro del espacio.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles