Hazlo tú mismo: ladrillos de imitación en un muro pintado de color rojo profundo

Escrito por taylor divico | Traducido por pei pei
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Hazlo tú mismo: ladrillos de imitación en un muro pintado de color rojo profundo
Las paredes con acabado de ladrillo de imitación requieren de varias capas de esmalte coloreado. (Dick Luria/Photodisc/Getty Images)

Una pared de ladrillo de imitación añadirá textura y color a cualquier habitación y creará una atmósfera cálida que se complementará tanto con una decoración estilo shabby chic, como con un ambiente colonial o uno moderno. Una pared de color rojo oscuro te servirá como capa base para los ladrillos de imitación. La adición de esmaltes coloreados permite crear una apariencia auténtica al romper con lo monocromático de la capa base y añade una especie de sombra en los ladrillos. El esmalte también agrega profundidad y brillo a la superficie haciendo que el acabado parezca tener tres dimensiones tal y como las paredes de ladrillos reales. Convierte tu muro de acento o chimenea en un fastuoso punto focal pintando una pared con un acabado de ladrillo de imitación que cambiará por completo el estilo de tu espacio.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Plumero o sacudidor
  • 2 paños
  • Limpiador casero
  • Cinta métrica
  • Cinta azul de pintor de ½ o ¾ de pulgada (1,2 centímetros o 6 milímetros) de ancho
  • Lona antiderrames
  • Esmalte látex teñido en beige o negro
  • 3 varas mezcladoras de pintura
  • 2 bandejas para pintura
  • 3 esponjas "marinas" naturales
  • Esmalte látex teñido en amarillo o blanco
  • Masilla teñida con esmalte látex
  • Brocha angosta

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Elimina el polvo de la pared de arriba a abajo con un plumero o sacudidor. Limpia el área con un paño y un limpiador doméstico hasta eliminar la suciedad y las manchas. Humedece un paño limpio con agua y utilízalo para enjuagar el limpiador de las paredes. Espera 24 horas para que la pared seque por completo.

  2. 2

    Acomoda la cinta métrica a todo lo largo del pie de la pared. Ve marcando la superficie cada 4 pulgadas (10 centímetros) para indicar filas de ladrillos. Pega unas tiras largas de cinta azul de pintor de ½ o ¾ de pulgada (1,2 centímetros o 6 milímetros) de ancho, que vayan horizontalmente desde cada una de las marcas de un extremo de la pared a cada una de las marcas de la otra pared. La anchura de la cinta que utilices determinará la anchura de las líneas "de mortero" que quedarán entre los ladrillos.

  3. 3

    Coloca un pedazo de cinta de 4 pulgadas (10 centímetros) de manera vertical a cada 8 pulgadas (20 centímetros) en la primera fila de la parte superior para ir dando forma a los ladrillos. Crea un ladrillo de tamaño medio con la cinta al inicio de la segunda fila y continúa hasta terminar. Encuentra el punto medio de cada ladrillo en la segunda fila y coloca un pedazo de cinta de 4 pulgadas (10 centímetros) de manera vertical debajo, para crear el extremo final y el inicio de cada nuevo ladrillo de la fila que sigue. Esto creará un patrón de apariencia escalonada que lucirá bastante auténtico. Continúa el diseño en cada fila.

  4. 4

    Coloca un pedazo de lona o una sábana vieja en el suelo para protegerlo de salpicaduras de pintura y derrames. Mezcla bien con una varilla agitadora el esmalte látex teñido. El esmalte beige iluminará el color rojo de la base generando una tonalidad marrón, mientras que el esmalte teñido de negro se encargará de conservar la intensidad de los tonos oscuros del rojo intenso. Vierte el esmalte que vayas a usar en una bandeja para pintura.

  5. 5

    Moja un lado de la esponja "de mar" en el esmalte de látex teñido. Remueve el exceso de la esponja con una toalla de papel. Luego, golpea la esponja suavemente en la pared, trabajando desde el centro hacia las esquinas. Gira tu mano en diferentes direcciones mientras "esponjas" la superficie para crear textura y no un patrón constante.

  6. 6

    Sumerge una esponja "de mar" limpia en un poco de agua. Escurre el agua. Golpea la esponja suavemente en la pared para eliminar parte del esmalte y permitir que el color rojo de base se muestre a través de él. Deja que la ligera capa de esmalte que queda en la pared se seque siguiendo las instrucciones del fabricante.

  7. 7

    Mezcla bien el esmalte teñido de amarillo o blanco con un agitador de pintura limpio y vierte el esmalte en una bandeja limpia. El esmalte teñido de amarillo complementa la capa marrón y el esmalte teñido de blanco hace juego contrastando con la capa teñida de negro.

  8. 8

    Sumerge una esponja "de mar" limpia en esmalte teñido de amarillo o blanco. Resalta ciertas áreas de la pared con pequeñas cantidades de esmalte. Esto creará profundidad y suavizará la apariencia monocromática de la pared. Deja que el esmalte seque siguiendo las instrucciones del fabricante.

  9. 9

    Retira la cinta de pintor para revelar el aspecto de las líneas "de mortero". Estas líneas mostrarán el color rojo oscuro de base original sin ningún toque de esmalte. Mezcla un poco de masilla de construcción con un poco de esmalte tipo látex. Humedece una bocha bien angosta o un pincel fino en la pintura. Pinta ahora las líneas "de mortero" entre los ladrillos de imitación. Esto puede requerir dos o tres capas, pues necesitarás cubrir el tono rojo profundo. Deja secar entre capa y capa siguiendo las recomendaciones del fabricante.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles