Salud

Heces verdes y amarillas en los niños pequeños

Escrito por regan hennessy | Traducido por enrique pereira vivas
Heces verdes y amarillas en los niños pequeños

Las heces verdes y amarillas pueden surgir de los alimentos que coma tu hijo pequeño.

Happy Toddler image by Mary Beth Granger from Fotolia.com

En un esfuerzo por proteger y cuidar a sus hijos, muchos padres monitorean el color de las deposiciones de sus niños pequeños. En algunos casos, las heces verdes y amarillas se pueden desarrollar por causas normales, pero también podrían indicar un problema. Aprende los datos acerca de las heces decoloradas en los niños pequeños, incluyendo las posibles causas, complicaciones potenciales y cuándo llamar para hacer una visita a tu médico.

Otras personas están leyendo

Los datos

Los colores de los movimientos intestinales normales de tu bebé a menudo surgen de los alimentos que come. De acuerdo con Teresa Kyle, enfermera profesional pediátrica certificada y autora del libro "Fundamentos de Enfermería Pediátrica" (“Essentials of Pediatric Nursing”) los colores normales son marrón, naranja, amarillo y verde. Cuando los niños consumen alimentos regulares de mesa, los alimentos que consumen a menudo hacen su aparición en el pañal o en el inodoro, y los trozos de alimentos, como el maíz o los guisantes, podrían dar un tinte de color amarillo o verdoso a las heces de tu hijo pequeño. Del mismo modo, los alimentos ricos en clorofila, como las verduras de color verde, pueden conducir a que la materia fecal tenga una apariencia de color verde. Según Kyle, esta característica de la materia fecal de tu niño se produce por la inmadurez de sus intestinos.

Consideraciones

La consistencia y la frecuencia de las heces de tu niño juegan un papel clave en ayudar a determinar si las deposiciones verdes y amarillas son motivo de alarma. Las excreciones intestinales normales de un niño podrían variar en consistencia desde ser un poco blandas hasta estar bien formadas. Dependiendo de sus patrones y hábitos diarios del intestino, tu hijo puede defecar con tanta frecuencia como dos veces al día o tan infrecuentemente como sólo una vez a la semana, y estar sano, señala el Dr. Michael Roizen, co-autor de "Criar a tu hijo" (“Raising Your Child”). Sin importar el color, lo delgada o lo aguada que sea la materia fecal que se produce, tres o más deposiciones por día, por lo general, indican que existe una diarrea.

Marco de tiempo

Los combates con la gastroenteritis suelen causar la mayoría de los casos de diarrea verdosa o amarillenta en los niños pequeños. Estas infecciones intestinales a corto plazo surgen de diversos virus y bacterias. Además de la diarrea, los síntomas generalmente incluyen náuseas, vómitos y calambres abdominales. Los síntomas menos comunes son escalofríos, sudoración, fiebre, dolores musculares y falta de apetito. Según Medline Plus, el rotavirus es responsable de más casos de gastroenteritis graves en niños que en cualquier otro virus o bacteria. En la mayoría de los casos, la diarrea no debe durar más de dos o tres días. Los casos graves requieren atención médica, especialmente si tu niño desarrolla complicaciones.

Identificación

La materia fecal verde y amarilla suelta o en marcha en los niños pequeños puede indicar un trastorno de mala absorción. Este tipo de condición de salud se produce cuando el niño es incapaz de digerir correctamente o absorber ciertos nutrientes en el tracto intestinal. Los trastornos de mala absorción incluyen la intolerancia a la lactosa y la enfermedad celíaca. Un trastorno de mala absorción puede resultar en la pérdida de peso gradual y puede causar diversos síntomas, incluyendo diarrea, dolor abdominal, gases, hinchazón, irritabilidad y teñido de sangre en las heces. Habla con tu médico si sospechas que tu hijo puede tener síntomas de un trastorno de mala absorción.

Advertencia

La diarrea puede causar deshidratación, así que ten cuidado si tu hijo desarrolla cantidades inusuales de heces sueltas o acuosas de color verde o amarillo. Los posibles signos de la deshidratación pueden incluir la disminución de pañales mojados, ojos hundidos, boca o lengua seca, la falta de lágrimas al llorar y excesiva somnolencia o fatiga. En los niños pequeños, estos signos pueden ser peligrosos y, por lo general, requieren atención médica inmediata. Debes prevenir la potencial deshidratación ofreciéndole a tu hijo con diarrea un montón de líquidos claros. Las soluciones orales electrolíticas funcionan particularmente bien ya que le proporcionan sales, minerales y azúcar a tu pequeño.

No dejes de leer...

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media