Los hechos sobre la harina de garbanzos

Escrito por deb powers Google | Traducido por adriana de marco
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Los hechos sobre la harina de garbanzos
Besan y chana, dos tipos de harina de garbanzos, están hechas de garbanzos secos. (chickpeas image by fotomagic from Fotolia.com)

En los Estados Unidos, la mayoría de la gente piensa en el maíz cuando una receta tiene harina entre sus ingredientes, pero la harina de maíz es sólo uno de los tipos entre una variedad de opciones. La harina de garbanzos le agrega un sabor a nuez a la repostería, a las sopas y a las salsas y puede sustituir a la de maíz en casi todas las recetas. La harina de garbanzos es más fácil de digerir que la de maíz, lo mismo que pasa con la de soja.

Otras personas están leyendo

Identificación

La harina de garbanzos no es otra cosa que garbanzos secos pulverizados hasta que tienen una consistencia parecida a la harina. Otros de los tipos de esta harina son la gram, la cici y la garbanzo. La besan es una harina hecha con garbanzos sin tostar. La chana, por el contrario se hace con garbanzos tostados.

Datos nutircionales

Una taza, 92 g, de harina de garbanzos tiene 356 calorías, incluyendo 52 de la grasa. Una porción de harina contine 6 g de grasa en total, 1 g de grasa saturada y no tiene grasa trans. Una taza te da 53,2 g de carbohidratos, el 18% del valor diario recomendado, DV, y el 40% de la fibra dietaria , así como también el 41% de proteínas. Cuando comes una taza de harina de garbanzos también estarás ingiriendo vitamina A, vitamina K y varios complejos de vitamina B, incluyendo la tiamina, riboflavina, niacina y ácido pantoténico y un día completo de la dosis de folato. Te da el 25% del hierro diario recomendado, el 74% de manganeso y varias cantidades de ciertas rastros de elementos y minerales, incluyendo calcio, manganeso, fósforo, potasio, sodio, zinc, cobre y selenio.

Disponibilidad

Si tu almacén tiene una extensiva sección de comidas internacionales, podrás encontrar la harina de garbanzos en el sector hindú. Las tiendas de salud también tienen una variedad de harinas sin maíz y sin gluten, entre las que se encuentra la de garbanzos. Si no la puedes encontrar localmente, búscala en un proveedor de comidas sanas o en una cooperativa en línea.

Haz la harina de garbanzos en casa

Todo lo que necesitas para hacerla es una licuadora o un procesador de comidas y garbanzos secos, que los puedes encontrar en el supermercado. Lava los garbanzos con agua clara, déjalos que se sequen durante la noche o ponlos en una bandeja de galletas y tuéstalos por unos 15 a 20 minutos en un horno a 400° F (204° C). Procesa los garbanzos en la licuadora o procesador en pequeñas tandas hasta que tomen la consistencia de la harina. Ponla en un recipiente cerrado en la nevera o congelador. Un paquete de 1 libra (454 g) de garbanzos te dará 2 tazas de harina.

Usando la harina en rectas

Para la mayoría de las recetas de repostería sustituye 1 taza de harina de maíz con 7/8 de la de garbanzos. Para los panes que se hacen con levadura, usa 1 parte de harina de garbanzos con 4 partes de harina de maíz o espelta, dice Margaret Wittenberg en Good Food: The Complete Guide to Eating Well (la guía completa para el buen comer). En las recetas en las que se usa la harina para espesar, sustituye la harina o la maizena por la misma cantidad de harina de garbanzos. Usa la harina de garbanzos tostados para repostería, recomienda Wittenberg, y la de los no tostados para sopas, frituras y salsas como la hummus.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles