¿De qué están hechos los televisores de plasma?

Escrito por dennis hartman | Traducido por itati paulina
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿De qué están hechos los televisores de plasma?
(goldener plasma tv image by michanolimit from Fotolia.com)

Las pantallas de plasma (conocidas en la jerga de la industria como PDPs, o pantallas de plasma) usan un proceso electroquímico para crear imágenes nítidas que las hacen estar entre las pantallas de la más alta calidad disponible hoy en día. El proceso por el cual las pantallas de plasma producen una imagen, es una tecnología muy diferente de la tradicional CRT (tubo de rayos catódicos) o LCD (pantalla de cristal líquido).

Otras personas están leyendo

Funcionamiento básico

Las pantallas de plasma están construidas entre dos capas de plasma de cristal. En términos científicos, el plasma es un gas parcialmente ionizado. En el caso de las pantallas de plasma, la capa de plasma se compone de una solución hecha de los elementos de gases nobles (helio, neón, argón, kriptón, xenón y radón). Una carga eléctrica hace que el plasma se mezcle para realizar los elementos fosforescentes dentro de la capa de plasma, haciendo que emitan luz. Ésta se divide en muchas células químicas pequeñas, cada una se puede ajustar a un color específico. El resultado de cada célula es la adquisición del color deseado en la imagen de la pantalla. Pero rápidamente variando el color cada célula electrónica, se crea la ilusión de una imagen en movimiento.

Operación avanzada

La mayoría de las pantallas de plasma comerciales utilizan luces de neón, argón, xenón en su capa de plasma (a menudo con un poco de nitrógeno añadido). Los electrodos se extienden desde la unidad de la pantalla del procesamiento central a cada una de las miles de las células. Estos electrodos están cubiertos con un revestimiento de óxido de magnesio que los protegen del proceso químico a través de la pantalla que produce luz. Como los electrodos son cargados para varias capacidades, las células plasmáticas actúan como conductores, emitiendo luz en el proceso. Con el fin de producir una gama de colores, cada celda contiene tres subpíxeles: una con un fósforo rojo, una con un fósforo azul, y una con un fósforo verde. Cada una puede ser activada en cualquier parte de un espectro de intensidad y el resultado de mezclar tres colores subpíxeles juntos, es la resultante de la célula completa. Cada celda puede mostrar miles de millones de combinaciones de colores diferentes y pueden ser alterados miles de veces por segundo.

Ventajas

Los paneles de plasma ofrecen varias ventajas sobre otros tipos de pantalla. Entre ellos se encuentra su capacidad para reproducir miles de millones de colores, teniendo en cuenta la reproducción exacta del color, esto supera a las pantallas LCD. El proceso por el cual las pantallas de plasma producen el color también permite una relación de contraste más grande que, en términos prácticos, significa blancos más blancos y negros más negros. A diferencia de las pantallas LCD, las pantallas de plasma se pueden ver desde cualquier ángulo, sin pérdida de la claridad de la precisión del color. Esto lo hace ideal para la industria de las pantallas de plasma, a diferencia de los televisores, que no siempre pueden ser accesibles desde un ángulo frontal. Por último, las pantallas de plasma ofrecen un rápido tiempo de respuesta, por lo que cada celda se puede ajustar a un color diferente con mucha rapidez. En el caso de una imagen en rápido movimiento, esta elimina el efecto borroso y artifacting que pueden ser comunes para las pantallas LCD o CRT.

Desventajas

La construcción de las pantallas de plasma es inherentemente dañina para el medio ambiente. Durante el proceso de producción, el trifluoruro de nitrógeno es utilizado para crear versiones de los elementos que componen las células. Dado que el trifluoruro de nitrógeno es un gas de efecto invernadero potente, las preocupaciones ambientales acompañan a la tecnología de la pantalla de plasma. Sin embargo, gran parte de esto puede ser compensado por la larga vida útil de las pantallas que, en teoría, significaría que se necesitarían producir menos pantallas, ya que el reemplazo es infrecuente. Una situación de desventaja operativa de las pantallas de plasma es su susceptibilidad a la quemadura de la pantalla. Esto ocurre cuando una imagen inmóvil permanece en la pantalla durante mucho tiempo y altera permanentemente la imagen de la misma. Las primeras pantallas de plasma eran especialmente susceptibles a quemarse, aunque los modelos más nuevos incluyen sistemas para combatir el problema. A su vez, son relativamente pesadas en comparación con el LCD de pantalla plana, que pueden dificultar su montaje en la pared. El exceso de peso se debe principalmente a los dos paneles gruesos de vidrio que, si se dañan, son muy difíciles de reparar o reemplazar.

Tamaño de la pantalla y segmento del mercado

Otra consideración en el desarrollo y la aplicación de las pantallas de plasma es su pantalla de gran tamaño. La mayoría están alrededor o más de 40 pulgadas (como una pantalla medida en diagonal). Panasonic dio a conocer una de pantalla de plasma de 105 pulgadas, con gran éxito en 2008, reforzando aún más la idea de que las pantallas LCD son más adecuadas para pequeñas pantallas, tales como ordenadores personales, mientras que las pantallas de plasma son superiores para las grandes televisiones y otros usos. Hoy en día las empresas como Pioneer, Panasonic, LG, Samsung y Vizio siguen produciendo pantallas de plasma que evitan los problemas del peso y que la pantalla se queme, manteniendo la precisión de contraste, brillo y color que las hacen opciones atractivas de visualización.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles