Cómo saber si mi hijo tiene convulsiones silenciosas

Escrito por sandra ketcham | Traducido por verónica sánchez fang
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo saber si mi hijo tiene convulsiones silenciosas
Los ataques silenciosos atacan principalmente a los niños. (Pixland/Pixland/Getty Images)

Los ataques silenciosos, también llamados formales o ausencia de convulsiones, son el resultado de actividad eléctrica anormal en el cerebro. Son más comunes en niños que en adultos, de acuerdo con la Fundación para la Epilepsia, y casi siempre comienzan entre los 4 y 12 años. Estas convulsiones pueden ser poco frecuentes o puede ocurrir muchas veces durante el día y la noche. Debido a que las crisis silenciosas son típicamente breves y duran segundos, son difíciles de reconocer en los niños pequeños.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Debes estar atento a los episodios en que se quede mirando a la nada y la pérdida de la conciencia en tu hijo. Las convulsiones de este tipo provocan breves episodios de alteración de la conciencia. Estos episodios pueden durar sólo unos segundos. Tu hijo quizás parezca estar ausente, incapaz de hablar o escuchar. Cuando la convulsión pasa, tu hijo de inmediato puede continuar con lo que estaba haciendo antes.

  2. 2

    Habla con tu hijo durante episodios en que parece ausente para ver si responde a tu voz. La Fundación para la Epilepsia señala que las crisis no pueden ser interrumpidas por el tacto, voz, u otros estímulos. Si puedes hablar a tu hijo en estos episodios, es probable que estén siendo causados ​​por algo más que una crisis silenciosa.

  3. 3

    Toma nota de cualquier extraño tic en el comportamiento de tu hijo, especialmente si son nuevos. Estos automatismos pueden incluir los párpados agitados, relamerse los labios, inusuales movimientos de brazos y manos, movimientos de masticación, o incluso tics verbales.

  4. 4

    Debes estar alerta a los problemas de la escuela que tu hijo esté teniendo, sobre todo si implican dificultad para prestar atención, concentrarse, o completar las tareas. Según la Clínica Mayo, la primera señal de crisis silenciosa puede ser una disminución en la capacidad de aprendizaje y dificultad para prestar atención en clase. Si el maestro de tu hijo se da cuenta de estos síntomas, y tu hijo nunca ha tenido dificultades en estas áreas antes, los ataques silenciosos pueden ser los responsables.

  5. 5

    Lleva a tu hijo al pediatra para pruebas de sangre y descartar otras posibles causas de sus síntomas. Si el pediatra sospecha de las convulsiones, se le referirá a un neurólogo pediatra para realizar pruebas adicionales.

  6. 6

    Programa tu hijo para un electroencefalograma, o EEG. Este examen mide la actividad cerebral para determinar si las convulsiones se están produciendo. Tu hijo también puede requerir una exploración del cerebro, como una resonancia magnética, para descartar otros problemas neurológicos antes de que un diagnóstico de crisis silenciosas sea dado.

Consejos y advertencias

  • Si se dejan sin tratamiento, los ataques silenciosos pueden causar interrupciones en la escuela y el hogar.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles