La historia del toreo mexicano

Escrito por thomas k. arnold | Traducido por ramiro rementeria
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
La historia del toreo mexicano
(torero 1 image by Tilio & Paolo from Fotolia.com)

Las corridas de toros han sido asociadas con México, país donde se encuentra la mayor plaza de toros (60.000 asientos en la Ciudad de México). Sin embargo, este deporte se originó en España, durante los ocho siglos de la Guerra de la Reconquista española (711 a 1492), cuando los jefes moros y los caballeros cristianos dirigieron su rivalidad hacia el ring y compitieron entre sí en la matanza de los toros. Los españoles trajeron su juego de habilidad para el Nuevo Mundo y las corridas de toros muy pronto echaron raíces en México, donde hoy en día se realizan más que en cualquier otro lugar, excepto España.

Otras personas están leyendo

Comienzos

Los conquistadores españoles trajeron a México y al resto de América Latina las corridas de toros en el año 1500. Según el sitio web, therealmexico.com, las corridas de toros se estrenaron en México el 26 de junio de 1526, con una corrida de toros en la ciudad de México en honor al explorador Hernán Comes, quien acababa de regresar de Honduras (entonces conocido como Las Hibueras). A partir de ese momento, las corridas de toros se realizaron en todo México como parte de varias celebraciones cívicas, sociales y religiosas.

Las corridas de toros en México hoy en día

Hoy en día, hay alrededor de 220 plazas de toros permanentes en todo México. La temporada de corridas de toros comienza en noviembre y se extiende hasta abril. La Ciudad de México tiene el estadio más grande de corridas de toros del mundo, la Plaza de Toros, que abrió sus puertas en 1946 y puede albergar a más de 60.000 personas. La plaza de toros fue bendecida personalmente por el Arzobispo de México cuando abrió sus puertas y ha acogido las corridas de toros de dos de los toreros más famosos de México, Manuel Rodríguez y Luis Procuna.

Otra de las plazas de toros más populares del país es la de Playas de Tijuana, conocido como "Plaza Monumental de Playas de Tijuana", en la ciudad fronteriza del mismo nombre al sur de San Diego. Es la única plaza de toros junto al mar del mundo.

El estado mexicano de Tlaxcala también es conocido por sus corridas de toros, que fueron llevados allí por el ejército de Cortés cuando estaba en camino de conquistar a los aztecas en Tenochtitlán. La ciudad de Huamantla, tiene un ring pequeño (5.500 asientos), llamado La Taurina, que fue construido en 1918. Huamantla también es el hogar de un Museo de corridas de toros.

También hay un ring cubierto, con aire acondicionado, en la ciudad turística de Cancún, que entrega diversión a una multitud de cruceros. Las muertes se mantienen al mínimo, debido a la naturaleza de las multitudes, que de acuerdo a la web del Real México fueron inicialmente "sorprendidas por la crueldad, por la que muchos no estaban preparados". Hoy en día, el ring de Cancún incorpora a las corridas de toros un espectáculo de dos horas de duración que incluye bailes, un rodeo y una lucha de cerdos engrasados.

Las luchas de toros

Tanto en México, como en España, hay tres principales actores humanos en las corridas de toros. Los matadores, o torreros, son las estrellas del espectáculo. Ellos son los que realmente luchan contra el toro, burlándose del animal con una capa, realizando una variedad de maniobras elaboradas y, finalmente matando al toro con una espada. Los matadores son asistidos por picadores, jinetes que apuñalan al toro en el cuello con una lanza para debilitar los músculos, y los bandarillas, que intentan clavar dos palos en los hombros del toro para debilitar aún más al animal.

Los trajes son muy elaborados, especialmente los del matador, que lleva un pantalón ceñido, camisa y chaqueta, junto con una corbata, un cinturón y una "montera", un sombrero estilizado. Hay mucho oro y plata en ellos, de ahí el apodo de "traje de luces".

Toreros mexicanos famosos

Entre los más famosos matadores mexicanos están: Eloy Cavazos, apodado "El Pequeño Gigante", y su mentor, Jaime Bravo. Durante el apogeo de su fama en los años 1950 y 1960, Bravo también participó en una serie de películas, entre ellas "El amor tiene muchos rostros" (1965), en la que apareció junto a Lana Turner, Hugh O'Brien y Cliff Robertson.

Ranchos de toros

Tan importantes como los combatientes humanos son los toros utilizados en las corridas. Según se señala en la página web México Real, "Sin un toro muy guapo, fuerte y valiente, no será una buena actuación. Es por eso que la cría de toros bravos es muy importante."

El estado de Tlaxcala es el hogar de 40 ranchos de cría de toro, o "ganaderías" - más que cualquiera de los demás estados mexicanos. El rancho más famoso del país es la Ganadería La Laguna de Terrenate, que fue establecida en 1908 con vacas de Tepeyahualco y un toro de cría de Ibarra. El rancho de cría de toros ha producido más ganadores en la Plaza de Toros de la Ciudad de México (23) que cualquier otra "Ganadería" en todo México.

No dejes de ver

Recursos

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles