Historia de la máquina de diálisis

Escrito por christopher williams | Traducido por valeria d'ambrosio
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Historia de la máquina de diálisis
La diálisis ayuda a prolongar la vida de miles de pacientes con problemas renales. (patient's arm prepped for iv drip image by nextrecord from Fotolia.com)

Para pacientes con enfermedades o insuficiencias renales, la máquina de diálisis es, literalmente, su salvavidas. Desde su desarrollo durante la primera mitad del siglo XX, los avances tecnológicos en la diálisis la han convertido en un tratamiento común para miles de pacientes. Antiguamente, los pacientes cuyos riñones dejaban de funcionar, morían. Hoy en día, se puede prolongar la vida de los pacientes que esperan un trasplante de riñón, algo que a menudo conlleva varios años.

Otras personas están leyendo

¿Qué es la diálisis?

La diálisis, más concretamente la hemodiálisis, es el proceso por el cual se filtran las toxinas y los desechos de la sangre de manera artificial. En condiciones normales este proceso es llevado a cabo por los riñones, los que procesan a diario unos 200 cuartos (220 litros) de sangre y eliminan 2 cuartos (2,2 litros) de líquidos y desechos. Para pacientes con enfermedades o insuficiencias renales agudas, la máquina de diálisis es indispensable para salvar y prolongar sus vidas.

La sangre se bombea desde el cuerpo hacia el interior de la máquina de diálisis, que separa y filtra las toxinas y los productos de desecho para luego devolver la sangre limpia al organismo. Esta separación se logra gracias a un líquido denominado dialisato, que permanece el apartado de la sangre mediante una membrana semipermeable que permite la expulsión de las toxinas y los desechos.

Pioneros en la diálisis

El término diálisis fue introducido por Thomas Graham, profesor en Glasgow en 1861. Thomas creó una membrana semipermeable a partir de un pergamino vegetal recubierto de albúmina y advirtió que los cristaloides podían atravesarla.

Los primeros experimentos en hemodiálisis se realizaron con animales en 1913. La máquina fue bautizada "riñón artificial" y resultó un éxito. Nunca se había probado en humanos. Sus creadores, sin embargo, notaron que la máquina podría llegar a ser útil para los seres humanos, especialmente para aquellos que padecieran enfermedades o insuficiencias renales.

George Haas realizó la primer diálisis humana en Alemania en 1924. Duró sólo 15 minutos y no se obervaron ni reportaron complicaciones.

La primera máquina de diálisis

El Dr. Willem Kolff es popularmente conocido como el padre de la máquina de diálisis. Inició sus investigaciones en la década del 30 y construyó la primera máquina con tambor giratorio en 1943. Trabajando bajo la estrecha vigilancia Nazi en los ocupados Países Bajos, construyó la primera máquina con elementos comunes entre los que se incluyeron una lavadora, latas de jugo de naranja y piel de salchichas.

Los primeros resultados tuvieron poco éxito hasta 1945, cuando una mujer en coma urémico recobró el conocimiento luego de 11 horas en la máquina de Kolff. Al término de la Segunda Guerra Mundial, Kolff había construido 5 dializadores, que donó a varios hospitales del mundo antes de mudarse a los Estados Unidos para continuar con su trabajo.

Diálisis a largo plazo

Debido a la necesidad de acceder al torrente sanguíneo cada vez que un paciente se sometía a la diálisis, los primeros médicos no la consideraban un tratamiento posible a largo plazo. Inicialmente, este problema fue resuelto por el Dr. Belding Scribner, quien inventó la "derivación de Scribner". Consistía en un dispositivo en forma de U que se usaba para conectar tubos plásticos en las venas y las arterias abordadas entre tratamientos. Esto permitía que los médicos utilizaran el mismo acceso cada vez que necesitaban realizar una diálisis. Para algunos, la diálisis se convirtió en un tratamiento diario. Incluso al día de hoy, los pacientes se someten a estos procedimientos entre tres y cuatro veces por semana.

Los próximos pasos

En la segunda mitad del siglo XX se realizaron grandes avances en el área, por ejemplo, la introducción de la diálisis casera en 1960. Esto permitía que los familiares ayudaran a los pacientes a recibir sus tratamientos diarios sin tener que dirigirse a hospitales o consultorios. También se desarrolló un tratamiento alternativo conocido como diálisis peritoneal. En este procedimiento, el dialisato se inyectaba en el abdomen para filtrar la sangre sin la necesidad de extraerla del cuerpo.

En la actualidad, los esfuerzos se centran en construir máquinas más pequeñas y accesibles. La investigación y el desarrollo en curso buscan crear un "riñón que se pueda llevar puesto", un dispositivo de diálisis pequeño, externo y portátil. Este avance podría constituir un gran paso hacia adelante para los pacientes de diálisis, ya que les brindaría libertad de movimiento para salir de casa e incluso viajar, algo muy difícil de hacer con máquinas tan grandes o cuando se debe asistir al hospital varias veces en la semana.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles