DESCUBRIR
×

Cómo saber cuando los hongos frescos se echan a perder

Actualizado 17 abril, 2017

Consumir hongos provee varios beneficios para la salud. De acuerdo con el sitio web Mushroom-Appreciation, "la mayoría de los hongos proveen entre el 20 y el 30 por ciento de contenido de alta proteína por peso seco". Los hongos también son ricos en fibras, vitamina D y otros suplementos esenciales. Como todos los alimentos, pueden echarse a perder. Consumir hongos vencidos puede enfermar mucho a una persona, por lo que es muy importante aprender las señales de que los hongos ya no están aptos para el consumo.

Instrucciones

Lew Robertson/Stockbyte/Getty Images
  1. Lee la fecha de vencimiento en el paquete, si es posible. Invierte el contenedor o el paquete si no puedes encontrar una fecha de vencimiento en la parte superior.

  2. Mira los hongos en busca de manchas. Los parches comienzan a emerger en tonos marrón oscuro y negro cuando los hongos ya no están aptos para ser consumidos.

  3. Ve si los hongos tienen una capa viscosa. La parte superior, también conocida como cabeza del hongo, es en donde más ocurren los síntomas de podredumbre viscosa.

  4. Revisa las agallas debajo de la cabeza de los hongos para ver si están oscurecidas. Si tus hongos se han oscurecido mucho desde la compra, tíralos.

  5. Revisa si tus hongos lucen secos o arrugados. Siente los tallos y las cabezas para buscar pliegues en los hongos. Las arrugas indican que los hongos no están comestibles.

  6. Huele los hongos para ver si tienen un aroma a amoníaco que indicará que se han echado a perder. Si los hongos no tienen un aroma a tierra y naturaleza, tíralos.

Advertencias

  • Evita guardar hongos en un cajón para vegetales en tu refrigerador. Éste está diseñado para mantener humedad. Los hongos se echan a perder rápidamente en condiciones húmedas. Colócalos en una bolsa de papel marrón y almacénalos a una temperatura de entre 32 y 36 grados Fahrenheit (entre 0 y 2,2 grados Celsius).