¿Pueden las hormonas de la carne afectar a la pubertad en las niñas?

Escrito por angela ogunjimi | Traducido por natalia navarro
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Pueden las hormonas de la carne afectar a la pubertad en las niñas?
Las investigaciones sugieren que la cantidad de carne que comen las niñas entre la edad de 3 y 7 años afecta a que tan temprano entran en la pubertad. (George Doyle/Stockbyte/Getty Images)

El aumento en el uso de hormonas en la carne tiene preocupado al público estadounidense por muchas razones. La razón principal es que las niñas en los Estados Unidos están entrando en la pubertad antes que las chicas de sólo hace un siglo. También están comenzando su período más temprano. Las niñas que maduran más rápido de esta manera tienen un mayor riesgo de algunas enfermedades graves, como el cáncer de mama y enfermedades del corazón, dice un grupo de científicos británicos en la revista "Public Health Nutrition". Ellos sí encuentran una relación entre la cantidad de proteína animal que comen las niñas en el comienzo de su vida y la edad a la que llegan a la pubertad.

Otras personas están leyendo

La pubertad de las chicas

La edad a la que las niñas comienzan la pubertad puede variar. Los genes juegan un papel en determinar cuando, pero también lo hace la nutrición, indica la enciclopedia de Medline Plus del Instituto Nacional de Salud online. De forma general, la pubertad marca la transición entre la niñez y la edad adulta, y en las niñas, el comienzo de la capacidad para tener niños. Los rasgos sexuales y físicos de las niñas se desarrollan como resultado del cambio de hormonas. Sus ovarios aumentan la producción de estrógeno y otras hormonas femeninas. El desarrollo de los senos es uno de los primeros signos de la pubertad y la menstruación normalmente aparece unos dos años más tarde. Mientras tanto, las niñas se hacen más altas, tienen caderas más anchas, experimentan secreciones vaginales y les crece el pelo del pubis y las axilas.

Por qué se usan hormonas en la carne

En 1930, los productores de carne aprendieron los beneficios de usar hormonas en animales. Algunas hormonas hacen que los animales ganen peso más rápidamente, reduciendo el tiempo que se tarda en llegar al matadero y posteriormente a las tiendas. También reduce la cantidad de alimento que les tienen que dar. En otras palabras, las hormonas hacen las industrias de la carne y los productos lácteos más rentables. Hay muchos tipos de hormonas y formas diferentes en que se utilizan en los animales. De acuerdo con un informe de la Universidad de Cornell Sprecher del Instituto para la Investigación del Cáncer y el Programa Comparativo sobre el Cáncer del Seno y Factores Ambientales de Riesgo en el Estado de Nueva York, hasta el 30 por ciento del ganado se trata con un tipo de hormona que aumenta su producción de leche. Una primera versión de producción masiva de la hormona femenina se utilizaba para engordar terneros y pollos, pero su uso fue descontinuado en la década de 1970, cuando fue vinculado con el cáncer.

Uso actual de las hormonas en la carne

De acuerdo al informe de Cornell, se han aprobado seis hormonas para usarlas en la producción de carne en Estados Unidos (estradiol, progesterona, testosterona, zeranol, acetato de trenbolona y acetato de melengestrol). Sólo se usan para el crecimiento de ganado bovino y ovino, pero no en las aves de corral o cerdos debido a que son ineficaces en el segundo. Los científicos todavía están descubriendo las implicaciones de usar hormonas en la carne en la salud humana. No es tan simple como decir que si tu hija come carne, que fue tratada con una hormona, la hormona se introducirá en ella y afectará a su madurez. Dependiendo del tipo de la hormona utilizada, la cocción y la digestión se puede eliminar la capacidad de la hormona de inyección de carne para actuar en su cuerpo. Pero no hay suficiente investigación o supervisión para determinar cuánto es lo normal, lo que es de más, cómo se mantiene en la carne y la leche después de la transformación y los efectos de cualquier hormona adicional sobre los cuerpos de las niñas.

Las hormonas de la carne y la pubertad de las niñas

Ese informe de Cornell, del 2003, así como otros informes de la red internacional de salud de la comida, tocaron el tema de los esteroides en la carne y la pubertad temprana de las niñas. El informe de Cornell dijo en ese momento que no hay estudios profundos que prueben que las niñas han sido expuestas a niveles de hormonas más altos que los niveles normales debidos a los tratamientos de hormonas en la carne. Algunos estudios de investigaciones demostraron una unión, pero otros científicos no pudieron replicarlos, ni por lo tanto, verificar los resultados. Otros estudios han investigado incluso la posible unión entre el estrógeno residual en la carne y el crecimiento del pecho en los chicos. Sin embargo, se ha puesto de manifiesto la necesidad de aumentar las regulaciones, el uso de prohibición o recomendar cambios en la dieta. Ambos informes coinciden, francamente, que no hay pruebas suficientes para responder a muchas preguntas en torno a la pubertad temprana en las niñas y las hormonas en la carne, así como las implicaciones para su salud futura.

Qué puedes hacer

No obstante, un estudio publicado en Junio de 2010 en el "Public Health Nutrition" encontró una unión definitiva entre la ingesta de carne de las niñas y el comienzo temprano de la menstruación. A pesar de que el informe no examinaba hormonas, concluyó que cuantas más proteínas animales comen las niñas entre los 3 y 7 años, es más fácil que comiencen a tener su período antes de los 12 años. Los autores determinaron que las dietas de las niñas en esas edades tan tempranas podrían influenciar el riesgo a lo largo de su vida de cáncer de pecho y osteoporosis, ambos ligados a los estrógenos. Los autores y el informe de Cornell no advierten de eliminar completamente la carne de la dieta de tu hija. Después de todo, contiene importantes nutrientes. No obstante, puedes reducir su exposición a las hormonas de muchas formas. Come un rango más variado de alimentos y asegúrate que come muchas frutas, granos y vegetales. Come carne con moderación, bien hecha pero nunca carbonizada. Elige cortes limpios y retira la grasa visible. Evita los cortes de hígado.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles