Cómo hornear una pechuga de pollo marinada

Los adobos ayudan a descomponer la composición de las carnes, lo que les permite absorber más humedad para que se mantengan tiernas y jugosas durante la cocción. Cuando marinas pechugas de pollo, además absorben los sabores del adobo, efectivamente condimentando la carne. Cuanto más tiempo permitas que tus pechugas de pollo estén en adobo, la carne más tierna se volverá. Para cocinar pechugas de pollo marinadas, tendrás aproximadamente cinco minutos para la preparación y 40 minutos de tiempo de cocción.

Polka Dot Images/Polka Dot/Getty Images

Necesitarás

Otras personas están leyendo

Paso 1

Mezcla 3/4 taza de vinagre, 1/4 de taza de agua, 2 cucharaditas de cebolla seca, 1 cucharadita de pimienta roja, 1/2 cucharadita de pimienta negra, 1/4 de cucharadita de sal, 1/4 de cucharadita de pimentón dulce, 1/4 de cucharadita de perejil y 1/4 de cucharadita de polvo de chile en una bolsa para congelador. Séllala y agítala para mezclar todos los ingredientes. Agrega las pechugas de pollo con el adobo. Sella la bolsa y refrigera de una a 24 horas.

Paso 2

Precalienta el horno a 400 grados Fahrenheit (204° C). Cubre una bandeja para horno con una capa delgada de aceite en aerosol.

Paso 3

Retira las pechugas de pollo del adobo y deja que el exceso de adobo se escurra antes de colocarlas en la bandeja para hornear.

Paso 4

Cocina las pechugas de pollo en el horno precalentado durante 40 minutos, o hasta que los jugos de la carne salgan claros.

Paso 5

Retira el pollo del horno. Deja que la carne repose durante cinco minutos antes de servir.

Consejos y advertencias

  • Puedes sustituir esta receta con tu adobo favorito sin afectar el tiempo de cocción.

Referencias

Lee este artículo

Comentarios

Más reciente