Hornos para pan de ladrillo rojo o ladrillo refractario

Escrito por melissa monks | Traducido por sofía bottinelli
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Hornos para pan de ladrillo rojo o ladrillo refractario
El calor atrapado en las paredes del horno se utiliza para cocinar comidas tales como pizzas. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

Los hornos de ladrillo son el pináculo de la cocina al aire libre e impregnan en alimentos un sabor ahumado del viejo mundo. Los cocineros de todos los niveles de habilidad pueden hornear pan, pizza e incluso carne ahumada en un horno de ladrillos. La construcción del tuyo te permite un diseño que se adapte a tus gustos y estilo de vida. El ladrillo, ya sea refractario o rojo, es sólo uno de los muchos componentes importantes de estos hornos para el patio trasero.

Otras personas están leyendo

Cómo funcionan los hornos de ladrillo

Se enciende un fuego en el interior del horno y se mantiene encendido hasta que el techo interior está al rojo vivo. Cuando el techo está caliente, se deja consumir el fuego y los rescoldos se eliminan, o se empujan a un lado. El calor radiante de los ladrillos en el horno realiza la cocción. Las temperaturas radiantes pueden ser muy altas; la pizza de masa fina se cocina rápidamente a temperaturas de unos 800 °F (427 °C). A medida que la temperatura interior disminuye, se añaden diferentes comidas en el horno. A 450 °F (232 °C) se añaden las carnes para asar lentamente. El pan se añade en último lugar, a las temperaturas más bajas.

Ladrillo refractario

Los ladrillos refractarios están hechos de arcilla que contiene alúmina y sílice. Existen tres grados de ladrillos: bajo, medio y alto. Los de grado alto contienen un mayor porcentaje de óxido de aluminio y se calientan más que los de grados inferiores. Los de grado medio son ideales para un horno de ladrillo, alcanzando temperaturas máximas de alrededor de 900 °F (482 °C). Los ladrillos refractarios son resistentes y no se agrietan bajo la presión de la calefacción y la refrigeración constante, lo cual los hace perfectos para su utilización en hornos.

Ladrillo rojo

El ladrillo rojo, o de mampostería, también se puede utilizar en un horno de ladrillo. No tolera tanto la calefacción ni la refrigeración y puede desprenderse o agrietarse. Además, no conduce tan bien el calor como el ladrillo refractario y toma más tiempo para llegar a las temperaturas de cocción adecuadas. Hay una ventaja en la utilización de ladrillo rojo sobre el ladrillo refractario: de ladrillo rojo es mucho menos costoso. También puede ser reciclado de otros viejos proyectos, tales como pasillos o patios. Cuando compras o encuentras ladrillo rojo, rompe uno y mira en el centro. Si está en su totalidad o en mayor parte negro en el medio, es demasiado débil para ser utilizado en un horno de ladrillo. Debe ser de color gris, con sólo unas pocas manchas negras.

Horneo de pan

Los hornos de ladrillo para cocinar pan necesitan algo más que ladrillos para hacer el trabajo correctamente. Son necesarias paredes de seis pulgadas (15 cm) de espesor para mantener el horno caliente durante el tiempo suficiente para cocinar pan, o incluso carnes de cocción lenta. Los ladrillos sólo tienen cuatro pulgadas (10 cm) de grosor, por lo que añade una capa de cinco pulgadas (12,7 cm) de hormigón refractario en el interior del horno si quieres hornear pan. Para hornear pan en el horno, enciende el fuego, deja que el techo llegue al rojo vivo y luego permite que el fuego se extinga. Puedes barrer bien los rescoldos del horno, o empujarlos a un lado y dejar que se quemen. Con la llama extinguida, la humedad puede condensarse en el aire, produciendo las condiciones perfectas para hornear pan.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles