Cómo usar huevos como un experimento para la higiene dental

Escrito por ehow contributor | Traducido por ana maría guevara
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo usar huevos como un experimento para la higiene dental
Los huevos cocidos ayudan a hacer un experimento dental. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Debido a las similitudes entre el esmalte de los dientes y las cáscaras de huevo, algunos profesores de la escuela elemental usan huevos cocidos para demostrar la higiene dental apropiada. Estos experimentos y demostraciones no tienen que quedarse en el salón de clase. Las mismas pruebas pueden hacerse con elementos que se encuentran alrededor de la casa.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Huevos cocidos, preferiblemente con cáscaras blancas
  • Soda de color oscuro
  • Cepillo de dientes
  • Pasta de dientes que contenga fluoruro
  • Frasco o taza
  • Vinagre

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Experimento de la soda

  1. 1

    Hierve 2 o 3 huevos blancos. Solo necesitarás uno o dos huevos para el experimento, pero ya que la cáscara tiene que permanecer intacta, ayuda el tener uno extra.

  2. 2

    Llena un frasco pequeño o taza con soda oscura. Como un experimento aparte, llena un frasco con soda regular y otro con soda dietética para ver si hay una diferencia en cuanto a cómo afecta al "diente". Coloca un huevo cocido en cada taza y déjalo durante toda la noche.

  3. 3

    Revisa el huevo en la mañana y discute las manchas que aparecieron en la cáscara. Habla acerca de la conexión entre la cáscara de huevo y el esmalte de los dientes, y pregúntale al niño qué piensa él que podría hacer para remover las manchas.

  4. 4

    Echa un poco de pasta de dientes en el cepillo de dientes y deja que el niño cepille las manchas del huevo.

    Experimento del vinagre

  1. 1

    Dale a tu hijo un huevo cocido y deja que lo abra como quiera. Pregúntale para qué cree él que sirve la cáscara. Explícale que la cáscara protege al huevo suave en la parte interior, justo como el esmalte protege a los dientes.

  2. 2

    Llena un frasco con dos tercios de vinagre. El vinagre representa la placa que se forma en nuestras bocas.

  3. 3

    Coloca un huevo cocido en el frasco, cúbrelo y déjalo ahí por dos días. Recuérdale a tu hijo periódicamente acerca del huevo y de cómo el no remover el huevo del vinagre es parecido a que una persona no se lave los dientes durante dos días.

  4. 4

    Remueve el huevo después de dos días. Haz que el niño note cómo la cáscara está suave y débil.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles