Cómo impartir clases de refuerzo de lectura

Escrito por margo dill | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

Las clases de refuerzo son de suma importancia para aquellos niños que presentan problemas con la lectura. Por lo general, el motivo por el que a estos niños no les gusta leer es la dificultad que encuentran al hacerlo. Para llegar a estos alumnos, es crucial que el profesor consiga hacer de la lectura algo divertido, sea cual sea el nivel del alumno. Esto implica buscar un material de lectura interesante y animado, hacer juegos, utilizar el arte y la creatividad en el aula, cosechar éxitos en cada clase y recompensar a los estudiantes por un trabajo duro. En algunas escuelas, estas clases de apoyo se imparten fuera del aula, mientras que en otras se hacen dentro. Algunos niños necesitan recibir clases fuera del aula para aprender a leer correctamente.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Libros con nivel de lectura
  • Materiales para la valoración
  • Una computadora con conexión a Internet
  • Archivos
  • Registros de observaciones
  • Cuadernos
  • Lápices
  • Papel
  • Pegamento
  • Tijeras
  • Rotuladores
  • Una grabadora

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Evalúa a los estudiantes que van a asistir a tus clases de refuerzo. Es probable que tu escuela tenga un método para averiguar el nivel de lectura de los alumnos. Si no dispones de una evaluación formal, la manera más fácil de saberlo es hacer un registro continuo de lectura del libro que estén leyendo. Por ejemplo, tras escuchar leer en clase al estudiante A la primera semana del curso, has decidido que pertenece a un nivel medio de segundo grado. Entonces, le entregas un libro de segundo grado y le haces un seguimiento. Si lee una palabra correctamente, le das el visto bueno. Si la lee incorrectamente, anotas el error que ha cometido. Esto requiere práctica. Si no eres lo bastante rápido para hacerlo, puedes grabar la lectura de tu alumno y realizar la prueba mientras oyes la grabación. Pídele además que te repita la historia para asegurarte de que ha comprendido lo que ha leído.

  2. 2

    Si es posible, agrupa a tus estudiantes por niveles de lectura. Los programas de algunas escuelas permiten hacer esto porque, aunque haya cinco aulas de segundo grado, en todas ellas se sigue el mismo horario. Así que si hay un estudiante en el aula 1 y otro en el aula 2 leyendo a un mismo nivel, puedes ponerlos juntos e impartir tu clase a un pequeño grupo. En otras escuelas no será posible hacer esto y tendrás que componer pequeños grupos de alumnos con distintos niveles de lectura.

  3. 3

    Programa tus lecciones diarias. Estas clases de apoyo no deben limitarse solo a leer. Piensa en ellas como un compendio de todas las artes del lenguaje, porque la ortografía y la escritura están íntimamente conectadas con la lectura. Plantea un horario como eéte: el primer día, cada grupo conocerá un nuevo libro y hará una primera lectura rápida; el segundo día, los alumnos volverán a leer el libro para sí mismos y quizás a un compañero; el tercer día, lo leerán a un peluche y realizarán alguna tarea, como escribir un diario o llevar a cabo alguna actividad artística; el cuarto día, harán algún juego con las palabras del libro -por ejemplo, encontrar lo más rápidamente todas las palabras que contengan la letra "n" o buscar aquellas que comiencen o acaben de forma semejante-; el quinto día, los alumnos tendrán una fiesta y terminarán las actividades del libro.

  4. 4

    Preséntales un libro y haz varias lecturas previas con los alumnos antes de que lo lean por su cuenta. La lectura guiada es una excelente herramienta a la hora de impartir clases de apoyo. Para averiguar más sobre ella, mira el enlace que aparece en Recursos. La primera vez, conduce tú a los alumnos por el libro. Pregúntales de qué creen que tratará el libro basándose en el título y las imágenes. Remarca todas las palabras difíciles y el nombre de los personajes. Pregúntales qué saben sobre el tema o el autor del libro. Cuando llegue el momento de leerlo, haz que cada estudiante lea en voz alta para toda la clase. Escúchalos y toma notas sobre lo que oyes conforme te vas moviendo por el aula. Cuando los alumnos hayan acabado, puedes hablarles sobre las grandes cosas que has oído y luego, tal vez, volver a enseñarles vocabulario o conceptos difíciles. La lectura guiada es perfecta para ser utilizada en las clases de refuerzo.

Consejos y advertencias

  • Cuando elabores el programa para tus grupos de refuerzo de lectura, pide ayuda a los profesores y al director. Programar las clases e intentar que cada estudiante alcance su nivel son las partes más difíciles de la tarea de un profesor de clases de refuerzo de lectura.
  • Programa dos o tres noches de lectura familiar al año. Planea actividades divertidas e interactivas que tus alumnos puedan hacer con sus padres o con otros miembros de su familia. Esto hará la tarea más divertida y estimulará la lectura en casa.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles