Cómo impermeabilizar bloques de cemento

Escrito por angela odum | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

Si tu bloque de cemento no está sellado, deberías ponerle sellador impermeable para ayudar a prevenir que se manche o se rompa. Volver a verter o reparar un bloque de cemento puede ser muy caro y llevar mucho tiempo, así que deberías impermeabilizarlo para mantenerlo y prevenir problemas futuros. Impermeabilizar el cemento es muy simple, y se puede hacer en un día. Sin embargo, debes llevar equipo protector, ya que los químicos necesarios son peligrosos. Consulta a un especialista para determinar cuál es el mejor sellador para tu localización y tu proyecto.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Unos guantes de goma
  • Unas gafas
  • Una mascarilla
  • Ropa protectora
  • Una brocha
  • Una bandeja para pintura
  • Un rodillo con un mango largo
  • Un rodillo
  • Un cepillo rígido
  • Un limpiador de cemento
  • Un sellador de cemento
  • Una manguera
  • Agua

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Ponte la ropa protectora, las gafas, la mascarilla y los guantes de goma para protegerte de los químicos dañinos que vas a usar.

  2. 2

    Limpia el bloque de cemento frotándolo con un cepillo rígido y usando un limpiador de cemento acorde a las directrices del fabricante. Asegúrate, si el cemento está localizado dentro, de que trabajas en un área bien ventilada. Una vez que el cemento esté limpio, rocíalo con agua.

  3. 3

    Aplica el sellador impermeable de cemento de acuerdo con las directrices del fabricante, con un rodillo de mango largo. Usa una brocha para los bordes. Asegúrate de que pones el sellador bien sobre el cemento, y de que no quedan charcos sobre la superficie. Aplica una capa delgada y uniforme a toda la superficie del bloque, y deja que seque de acuerdo con las directrices.

  4. 4

    Aplica una segunda capa de sellador de la misma manera después de que la primera capa se haya secado.

  5. 5

    Lávate las manos, la cara y la piel expuesta con agua templada y jabón, y deshazte de todos los materiales que fueron usados, excepto el rodillo. Simplemente quita la brocha; el rodillo puede guardarse para su uso posterior.

Consejos y advertencias

  • Asegúrate de deshacerte del sellador de cemento y del limpiador de manera apropiada, ya que son químicos peligrosos.

No dejes de ver

Referencias

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles