Hobbies

Importancia de la respiración

Escrito por roxann schroeder | Traducido por paula santa cruz
Importancia de la respiración

El proceso respiratorio es el responsable de llevar oxígeno a nuestros pulmones.

yoga girl - meditation in cloudscape background image by rgbspace from Fotolia.com

La respiración es el proceso mediante el cual los tejidos del cuerpo se proveen de oxígeno. En los mamíferos, esto comprende la inhalación a través de la nariz y hacia los pulmones, donde el oxígeno entra en la sangre. La sangre oxigenada distribuye el oxígeno a los tejidos y se lleva el el dióxido de carbono (el gas producido como residuo del metabolismo). El final del ciclo respiratorio ocurre cuando el dióxido de carbono es exhalado. Sin el sistema circulatorio (corazón y vasos sanguíneos), el sistema respiratorio sería ineficaz.

Nariz y senos paranasales

Las condiciones de la nariz entibian y humedecen el aire antes de que este entre en los pulmones. Los senos paranasales son cavidades en el hueso del cráneo conectadas con la cavidad nasal, que permiten que más cantidad de aire pueda ser humidificado y entibiado. La nariz y los senos paranasales están revestidos por células productoras de mucus y cilias. Este moco pegajoso atrapa las partículas del aire (por ejemplo, polvo o polen). Las cilias, que se ven como pequeños cabellos, empujan el moco hacia afuera del cuerpo.

Tráquea

El aire abandona la nariz hacia la faringe, por donde pasa la comida desde la boca al esófago y el aire de la nariz a la tráquea. Debido a que la tráquea y el esófago se cruzan, es posible que el alimento se "vaya por el lado equivocado" y llegue a la tráquea, es decir que te ahogues con la comida. La tráquea está recubierta con cartílago y con células productoras de mucus y cilias, por lo que las partículas que logran pasar la nariz se quedan atrapadas en la tráquea.

Bronquios

El final de la tráquea se divide en dos bronquios que, a su vez, progresivamente se van dividiendo en bronquios más pequeños que transportan el aire a los pulmones. A medida que los tubos se van achicando tienen menos cartílago y más músculos suaves.

Pulmones

Al final de los bronquiolos se encuentran los alvéolos, los pequeños sacos que tienen el grosor de una célula. Sobre el otro lado de los alvéolos están los capilares, donde la sangre del corazón pasa e intercambia el dióxido de carbono que ha transportado desde el cuerpo por el oxígeno de los pulmones.

Intercambio gaseoso en los alvéolos

La hemoglobina de los glóbulos rojos puede transportar el dióxido de carbono y el oxígeno, pero no los dos al mismo tiempo. Cuando la sangre llega a los alvéolos pulmonares ricos en oxígeno, el dióxido de carbono deja la sangre y entra en los sacos aéreos, mientras que el oxígeno hace lo opuesto. La sangre que deja los pulmones y regresa al corazón está llena de oxígeno.

Distribución del oxígeno hacia el cuerpo

El corazón bombea la sangre oxigenada que vuelve de los pulmones hacia el resto del organismo. El oxígeno deja la sangre cuando alcanza los capilares; en los tejidos, el oxígeno es utilizado para metabolizar nutrientes y proveer energía. Al mismo tiempo, el dióxido de carbono (que se produce cuando se utiliza el oxígeno) retorna a la sangre para ser intercambiado por oxígeno en los pulmones.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media