¿Por qué es importante la postura?

Escrito por robert miskimon | Traducido por natalia pérez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Por qué es importante la postura?
Los ejercicios de yoga son una manera de estirar y flexionar los músculos importantes para las buenas posturas. (gurú 13 image by Diorgi from Fotolia.com)

Tu postura es importante porque: 1) afecta directamente tu salud y tu estado físico, 2) envía un mensaje sobre como te sientes sobre ti mismo, y 3) la buena postura puede hacer que parezcas más alto, más delgado o más tranquilo. De hecho, el término "encorvado" se refiere a alguien que es débil, indiferente o irresponsable. "Frente en alto" es una frase de aliento, pero tomada literalmente es también un buen consejo sobre tu postura.

Identificar malas posturas

Antes de que puedas corregir la mala postura, debes identificarla. Algunas de las causas de la mala postura incluyen obesidad, embarazo, malas posturas al sentarse y pararse, inflexibilidad o debilidad de las articulaciones y músculos y un espacio de trabajo ergonómicamente incorrecto. Los signos de la mala postura incluyen sostener tu cabeza y cuello demasiado hacia adelante o hacia abajo, encorvar o enrollar tus hombros, sostener el teléfono entre tu hombro y tu cuello, encorvarte hacia adelante cuando estás sentado, arquear tu cintura demasiado y sentarte con tu cartera en el bolsillo del pantalón.

Beneficios de una buena postura

Al adoptar una buena postura puedes prevenir o eliminar el dolor de la cintura, la presión en el cuello y el síndrome del túnel carpiano. Estas condiciones son resultado de la presión muscular crónica causada por mantener tu cuerpo en una posición antinatural. La mala postura, además, puede acelerar el desgaste de tus articulaciones, lo cual lleva a la artritis.

La buena postura permite que uses los músculos más eficientemente porque están alineados correctamente. El uso correcto de los músculos no sólo alivia el dolor, sino que también te da una recarga de energía porque tus músculos no tienen que presionarse a sí mismos y tu fatiga disminuye.

Complicaciones de la mala postura

Cuando alcanzas una buena postura, previenes que tu columna se vuelva rígida. Un ejemplo de esto se ve en las personas que deben inclinarse hacia adelante durante largos períodos de tiempo en su trabajo. No sólo estas personas están en riesgo de desarrollar una anormalidad permanente en la columna, sino que además los músculos se desbalancean, haciendo que sea progresivamente más difícil para ellos pararse derechos.

Algunos de los problemas de una columna rígida incluyen nervios y vasos sanguíneos oprimidos, y dolor en los músculos y en los discos y las articulaciones. Asumiendo una postura normal puedes también prevenir dolores de cabeza, problemas respiratorios, fatiga y daño a órganos internos que pueden ser producto del desacomodo de la columna.

Consideraciones

Otros beneficios de la buena postura incluyen mejoras en la respiración así, como también mejor circulación y digestión, resultando en el alivio del estrés corporal en el torso y dándole a tus pulmones, tu sistema digestivo y otros órganos más espacio para funcionar. Como beneficio adicional, una mejor postura también mejora la calidad de tu voz si no dejas que tu pecho se desinfle cuando exhalas.

Consejos para una buena postura

Cuando te sientes, pon ambos pies sobre el piso o sobre un soporte para los pies si no alcanzas al piso, mantén tus rodillas niveladas con tu cadera y siéntate con tu espalda firme contra la silla. De ser necesario, ajusta la silla para que sostenga la zona media y baja de tu espalda; o ubica un pequeño almohadón o toalla enrollada detrás de la curva de tu cintura. No te inclines hacia adelante o encorves en tu silla.

No cruces tus piernas y mantén tus tobillos delante de tus rodillas; mantén tus hombros derechos y relajados, con tus antebrazos paralelos al piso. Mantén una pequeña distancia entre la parte trasera de tus rodillas y el borde frontal de tu asiento. No te sientes en la misma posición por periodos muy largos; levántate y estírate con frecuencia. Recuerda estirar tu cabeza hacia adelante con tu mentón levemente hacia adentro.

La clave para la buena postura es la misma que para sentarse: mantener una columna neutral, o una que no esté afectada por giros que cansen los músculos de la columna y pongan presión adicional a los discos espinales. Mantén tu mentón en alto con tus hombros relajados hacia atrás; apoya tu peso sobre las punteras de tus pies y no sobre tus talones. Mantén los pies paralelos y a la altura de los hombros, con las rodillas apenas dobladas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles