¿Cómo se incrementa la presión sanguínea luego de comer?

Escrito por shelly mcrae | Traducido por laura guilleron
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cómo se incrementa la presión sanguínea luego de comer?
Enfermera tomándole la presión sanguínea a un paciente. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

Entender la presión sanguínea

La presión sanguínea es la medida de presión que ejerce la sangre que se bombea dentro de las arterias, además de la presión de las arterias cuando el corazón descansa. El corazón bombea la sangre hacia el cuerpo que vuelve a fluir hacia dentro del corazón. La presión sanguínea normal es de 120/80 y se lee "120 sobre 80". El primer número es el sistólico. Esta es la presión en las arterias cuando el corazón se contrae para bombear la sangre. El segundo número es el diastólico, que representa la presión cuando el corazón está en reposo.

Comer y la presión sanguínea

Cuando comes, tu cuerpo digiere la comida y la descompone para que se disperse. Si el contenido de la comida es básicamente grasas y carbohidratos, entonces tu sistema digestivo los dispersará.

Efectos de la presión sanguínea después de comer

Si la viscosidad de la sangre —su espesor— se incrementa debido a la cantidad excesiva de grasas almacenadas en el cuerpo, que ésta recoge en sus viajes, tu presión sanguínea disminuye. Esto obliga al corazón a hacer un mayor esfuerzo, lo que aumenta la presión en tus arterias y, por ende, tu presión sanguínea.

Un estudio en la Universidad de la Ciudad de Osaka en Japón mostró un incremento marcado en la presión sanguínea de hombres jóvenes y saludables cinco horas después de haber ingerido comidas con un alto contenido graso. Los mismos hombres recibieron alimentos bajos en grasas y fueron examinados cinco horas más tarde: no hubo un aumento en la presión sanguínea. Las comidas reducidas en grasas disminuyen la presión sanguínea.

La dieta hace la diferencia

Los diminutos vasos sanguíneos que le proporcionan sangre rica en oxígeno al corazón resultan afectados de forma adversa si reciben demasiadas grasas de las malas. La alimentación y la presión sanguínea guardan una relación directa con la viscosidad de la sangre. Esta viscosidad afecta el flujo de sangre en el cuerpo, dependiendo del contenido de grasa. Si la presión sanguínea te aumenta demasiado después de comer, quizás sea porque estás consumiendo la clase equivocada de grasas y muchos carbohidratos.

Una dieta reducida en grasas saturadas y elevada en fibras, que se encuentra en las frutas y vegetales, reducirá la cantidad de grasas almacenadas en el cuerpo y, en consecuencia, disminuirá la viscosidad de tu sangre manteniendo tu presión sanguínea bajo control.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles