Infección del hueso de la mandíbula

Escrito por dawna theo | Traducido por paulina illanes amenábar
Infección del hueso de la mandíbula

El dolor en tu mandíbula puede ser producto de una infección.

Toothache. Beautiful woman on a grey background. image by Stepanov from Fotolia.com

Las infecciones de la mandíbula son normalmente causadas por la bacteria staphylococcus aureus que entra en ella. Las bacterias pueden entrar en la mandíbula cuando tienes una enfermedad periodontal, un procedimiento dental donde se expone el hueso, una lesión en la mandíbula o cuando estás tomando medicamentos contra el cáncer y la osteoporosis.

Otras personas están leyendo

Descripción y síntomas

Las infecciones de la mandíbula también son conocidas como osteomielitis y osteonecrosis de la mandíbula. La osteomielitis es una infección del hueso. La osteonecrosis ocurre cuando la infección ósea se deja sin tratar y el hueso muere. Según la Biblioteca Nacional de Medicina, los síntomas de la osteomielitis son "dolor de huesos, fiebre, sensación general de malestar, hinchazón local, enrojecimiento, calor y náuseas". Ha habido casos de personas que no han tenido ningún tipo de dolor o hinchazón, sólo fiebre y cansancio. Cuando éste es el caso, la infección de la mandíbula es muy difícil de diagnosticar.

Infección de la enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal es una infección de los dientes y las encías que lo rodean. A veces, la infección, si se deja sin tratar, puede introducirse a tu mandíbula causando una infección maxilar. La enfermedad periodontal es generalmente mejor evitada siguiendo reglas básicas como cepillarse y utilizar hilo dental todos los días, asistir revisiones dentales regulares y evitar el cigarrillo.

Bacterias que entran durante un procedimiento dental

De acuerdo con la Universidad Andrew Taylor Still de Medicina Osteopática en Mesa, Arizona, "las infecciones de los dientes y las encías pueden extenderse a estructuras contiguas; sinusitis y osteomielitis de la mandíbula". Puedes contraer una infección maxilar de una extracción dental, endodoncia o extracciones de muelas del juicio donde las bacterias entran en el hueso a través del sitio quirúrgico. Esto ocurre debido a prácticas dentales incorrectas o mal hechas.

Medicamentos que te ponen en riesgo

De acuerdo con un informe de la Asociación Dental Estadounidense (ADA, por sus siglas en inglés), lanzado en enero de 2009, "en casos raros, algunos individuos que recibieron por vía intravenosa (u oral) bifosfonatos (Fosamax, Actonel, Boniva) para la osteoporosis y el tratamiento del cáncer han desarrollado osteonecrosis de la mandíbula, una enfermedad rara pero grave que involucra la pérdida severa o destrucción de la mandíbula". La osteonecrosis comienza con osteomielitis o una infección de mandíbula. La ADA recomienda que cualquier persona que toma este tipo de medicamentos informe a su dentista si está a punto de tener un procedimiento dental, tales como la extracción de un diente. Los síntomas de esta infección de mandíbula son dolor, hinchazón, dientes flojos, entumecimiento en la mandíbula, el drenaje de las encías que no cicatrizan y hueso expuesto.

Cómo se diagnostica

Tu dentista puede sospechar una infección maxilar por los síntomas que presentes. Según la ADA, "los médicos pueden usar rayos X o pruebas de infección (tomando cultivos microbianos)". Tu dentista puede hacer algunas pruebas de sangre para ver si tienes algún indicador de una infección. Es probable que haga una radiografía, una tomografía computarizada o una resonancia magnética para confirmar que la mandíbula está infectada. Se pueden tomar muestras de sangre o pus en la zona para ver si está infectada. Es una buena idea realizar una biopsia ósea para quitar una pequeña sección del hueso y enviarla a un laboratorio para confirmar la bacteria.

Tratamiento

Por lo general, los antibióticos pueden curar las infecciones a la mandíbula. Según la Biblioteca Nacional de Medicina, los antibióticos para una infección de la mandíbula deben tomarse por lo menos de cuatro a seis semanas, y a veces durante más tiempo. El hueso maxilar se caracteriza por un flujo de sangre pobre en comparación con otros huesos del cuerpo. A veces esto dificulta la capacidad de los antibióticos para alcanzar el sitio de la infección. Si los antibióticos no funcionan, puede que tu dentista necesite extraer la parte de la mandíbula que está infectada. Un injerto de otro hueso del cuerpo generalmente se puede colocar en el hueso maxilar para reemplazar el segmento del hueso que se retira.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media