¿Influye el ambiente en el comportamiento de un niño?

Escrito por rebecca deluccia-reinstein | Traducido por barbara obregon
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Influye el ambiente en el comportamiento de un niño?
Un niño sano y feliz debe vivir en un ambiente de amor y salud. (happy child image by Mat Hayward from Fotolia.com)

Los diferentes ambientes que los niños encuentran en su vida diaria tienen un impacto en sus comportamientos y actitudes generales. Del aula a la vida familiar, los entornos pueden ser una influencia positiva o negativa. Además de la influencia emocional del medio ambiente, la investigación presentada en el Dartmouth College en 2004 en la reunión anual de la American Political Science Association reveló que otras preocupaciones tales como toxinas y mala calidad del aire también pueden alterar el comportamiento. El mantenimiento de un ambiente saludable asegura que los cambios de comportamiento se deban a las acciones propias del niño y no sean causados ​​por influencias externas.

Otras personas están leyendo

Negatividad

Un ambiente lleno de tristeza y negatividad puede afectar seriamente los comportamientos de un niño. Mientras que los niños suelen ser optimistas por naturaleza, un ambiente que constantemente se enfoca en las cosas malas de la vida puede cambiar rápidamente sus tendencias naturales de positivismo. Un estudio publicado en 1999 en "Medio Ambiente y Comportamiento", confirma la creencia de que los ambientes considerados negativos, causan angustia emocional en los niños.

Entornos y desarrollo restringidos

Un ambiente excesivamente restrictivo puede evitar que un niño sea quien realmente es, lo que provoca estallidos de comportamiento disruptivo o emocional. Limitar a un niño insinúa que debe cumplir con un determinado conjunto de normas, lo que puede conducir a la depresión, la ansiedad y, más adelante, a la rebeldía.

Ambientes caóticos

Los niños que crecen en un hogar lleno de caos, de seguro tendrán problemas de conducta. Resultados similares se producen cuando el niño está matriculado en una escuela que carece de actividades rutinarias o programadas. Las rutinas regulares, incluyendo las comidas, las tareas y actividades organizadas les ayudan a tener un comportamiento estable y adecuado. Un medio ambiente limpio también ayuda a fomentar comportamientos positivos, proporcionando el espacio y la estructura. El caos de una casa o aula sucia también afecta a la salud de los niños, además puede alterar sus acciones.

Depresión maternal

Un estudio publicado en 2007 en el Journal of Injury Prevention observó que un niño criado por una madre clínicamente deprimida tendría una mayor incidencia de problemas de conducta exteriorizados. Además, los niños en este ambiente tienden a tener una tasa más alta de lesiones que aquellos criados en hogares donde la madre no sufre de este tipo de enfermedad mental. Se requiere especial atención para un niño que vive con una madre deprimida con el fin de evitar problemas de conducta.

Toxinas y los niños

Las toxinas que se filtran dentro del ambiente pueden causar problemas de comportamiento que pueden llegar a ser lo suficientemente graves como para imitar trastornos como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Aunque el envenenamiento por plomo y otros problemas peligrosos causan graves reacciones conductuales, un artículo publicado en 2003 por el Instituto Crossroads, una clínica privada y centro de investigación que explora y utiliza tecnologías basadas en la ciencia, reveló el hecho de que los productos regulares de la casa también tienen el poder de cambiar el comportamiento en los niños. El artículo también confirma que el humo del cigarrillo, los productos que contienen formaldehído, productos de limpieza y perfumes son todos factores de riesgo.

Calidad del aire

La contaminación del aire, tanto en interiores como en exteriores, puede causar problemas de salud relacionados con los niños. La investigación publicada en la revista Pediatrics en 2003 y en 2008 en Respiration infieren que los niños con problemas de salud relacionados con la contaminación suelen tener problemas de conducta también, haciendo la calidad del aire dos veces más dañina. Si el niño respira continuamente un aire de baja calidad, puede tener problemas de por vida, como el asma, la bronquitis crónica y la ansiedad. Un purificador de aire interior y al aire libre por tiempo limitado en zonas muy contaminadas reduce la posibilidad de que este peligro ambiental tenga algún efecto negativo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles