Salud

Información sobre qué comer de acuerdo a tu tipo de sangre

Escrito por md white | Traducido por pei pei
Información sobre qué comer de acuerdo a tu tipo de sangre

Puede que esa deliciosa costilla no sea lo mejor para ti.

Thomas Northcut/Digital Vision/Getty Images

La idea detrás de la dieta de los tipos tipos sanguíneos es comer alimentos que son beneficiosos para ti y evitar aquellos que podrían ser perjudiciales. De acuerdo con el Dr. Peter D'Adamo, autor del libro “Eat Right For Your Type” ("Come de acuerdo a tu tipo sanguíneo"), las personas y sus diferentes tipos de sangre necesitan distintos tipos de alimentos para prosperar físicamente de manera saludable. Los alimentos tienen proteínas llamadas lectinas que reaccionan con la sangre; esta es la razón por la cual se considera muy recomendable tratar de comer sólo lo que sea compatible con el antígeno de tu tipo específico de sangre.

Otras personas están leyendo

Tipo A

Si tienes sangre tipo A, lo que te funciona mejor son las dietas vegetarianas. De acuerdo con esta teoría, tu salud florecerá si cuidas que tu comida sea tan natural y orgánica como sea posible. Dado que las personas con sangre tipo A generalmente tienen un bajo contenido de ácido en el estómago, puede que se te dificulte digerir la carne. En vez de eso, debes hacer todo lo posible por obtener la proteína que necesitas del tofu, las nueces, las semillas, los frijoles y las legumbres. Al evitar la carne, serás capaz de mejorar el funcionamiento de tu sistema inmunológico. Las personas con sangre tipo A tampoco tienen facilidad para procesar productos lácteos, no obstante, no hay problema alguno si te permites comer pequeñas cantidades de productos fermentados como la crema agria, el yogur y el kéfir (yogur "búlgaro"). Aunque generalmente las verduras te caerán bien, quizá tengas sensibilidad extra a las lectinas de la col, los pimientos, los tomates, las papas, las batatas y los boniatos o camotes (papas dulces). Es mejor que consumas frutas alcalinas y que evites las frutas ácidas como las naranjas, los mangos y las papayas (fruta bomba).

Tipo B

Si tienes sangre tipo B, deberías evitar el maíz, el maní, las lentejas, las nueces, el tomate y los productos de trigo entero y todos sus derivados -incluido el germen de trigo-, ya que estos alimentos pueden afectar tu equilibrio metabólico, lo que se traduce en retención de líquidos, fatiga e hipoglucemia. El pollo es otro problema de la alimentación para el tipo B, ya que la lectina en este tipo de carne puede atacar al torrente sanguíneo y producir derrames cerebrales y trastornos inmunes. Por esa razón, las personas con este tipo de sangre suelen prosperar comiendo peces del océano profundo (a excepción de los mariscos, que también son perjudiciales para su sistema) o carnes de cordero, conejo y venado. El tipo B puede puede comer toda clase de productos lácteos, así como la mayoría de las frutas y las verduras.

Tipo AB

Si tienes un tipo de sangre AB, te sentirás mejor cuando tus músculos estén en un estado ligeramente alcalino. Como resultado de la baja acidez de su estómago, las personas tipo AB no metabolizan bien la carne. También deben tener cuidado con los frutos secos y las semillas. Mientras que pueden tolerar la mayoría de los productos lácteos, los individuos con sangre AB son propensos a generar mucosidad excesiva. De hecho, es una buena idea para un tipo AB, beber un vaso de agua tibia con el jugo de medio limón cada mañana para ayudar a limpiar su sistema de la mucosidad que se acumula durante el sueño. A los tipos AB les va bien comiendo la mayoría de los granos, pero a menudo les beneficia más el arroz que pasta. El tipo AB también puede aprovechar los nutrientes de numerosos vegetales incluyendo los tomates, así como los de las frutas alcalinas.

Tipo O

Si eres sangre tipo O, puedes comer bastante proteína animal, porque es probable que tengas una gran cantidad de ácido en el estómago. Con el fin de tener éxito en esta dieta, es necesario que procures consumir carnes rojas magras y libres de químicos, así como pescado y aves de corral. Sin embargo, al tipo O no le va bien con los productos lácteos, los granos, los frijoles y las legumbres. Dado que las personas con sangre tipo O tienden a presentar bajos niveles de hormona tiroidea, las funciones de la tiroides pueden ser inestables, lo que deriva en problemas metabólicos. Por esta razón, es sumamente importante evitar cualquier alimento que inhiba la función de la tiroides. Algunos de estos alimentos incluyen las coles de Bruselas, el repollo, la coliflor y las hojas de mostaza. En vez de esto, consume vegetales ricos en vitamina K que contribuyan a la coagulación de la sangre, que suele ser débil en las personas tipo O. También debes comer alimentos que incrementen la producción de hormonas, tales como los pescados y mariscos, las algas y la sal yodada. El tipo O debería evitar las verduras solanáceas y comer frutas alcalinas como las ciruelas y moras.

No dejes de leer...

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media