Información sobre los dientes del gran tiburón blanco

Escrito por tracy stefan | Traducido por adrian aguado galindo
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

El gran tiburón blanco, cuyo nombre científico es Carcharodon carcharias, tiene un abdomen de color gris o blanco y es el pez depredador más grande de la tierra. Vive un estimado de entre 30 y 40 años y, cuando ha alcanzado la madurez, puede alcanzar hasta 20 pies (6,1 metros) de longitud y pesar hasta 5.000 libras (2.267 kilogramos). Vive en aguas superficiales cerca de la costa en todo el mundo, pero las poblaciones más grandes están en Australia, Sudáfrica, California y la Isla de Guadalupe en México.

Otras personas están leyendo

En la parte más alta de la cadena alimenticia oceánica

Los tiburones poseen las mandíbulas más fuertes de la tierra y el gran tiburón blanco es el más grande de todos. Cada especie de tiburón tiene una forma de dientes diferente, la cual depende de su dieta. El gran blanco es carnívoro y lo distinguen sus dientes afilados y puntiagudos. Los únicos animales que se sabe han atacado a un gran blanco son: otros tiburones blancos, los cachalotes y las orcas.

Dientes y mandíbulas

Como el resto de los tiburones, el gran blanco posee mandíbulas que son únicas entre otros animales debido a que ambas, la superior e inferior, se mueven. Un gran blanco emboscará a su presa, atacará mordiendo con la mandíbula inferior y después con la superior. Sacudirá su cabeza de atrás hacia adelante arrancando así un gran trozo de carne para después tragarlo completo.

Muchos dientes de repuesto

Un gran tiburón blanco, al igual que los demás tiburones, puede tener hasta 3.000 dientes al mismo tiempo con 5 hileras de dientes en cualquier momento. El juego frontal de dientes es el más grande y el encargado de realizar el mayor trabajo durante la mordida. Al igual que otros tiburones, el gran blanco puede reemplazar y usar hasta 20.000 dientes durante toda su vida. Todos los tiburones, incluido el gran blanco, jamás se quedarán sin dientes ya que cuando uno se pierde, otro gira hacia el frente y reemplaza al anterior; es como una bobina con dientes de reserva en la mandíbula que gira para reemplazar al diente perdido.

Mandíbulas como garras de felino

El gran blanco tiene hileras de dientes detrás de los principales. Ninguno de ellos está anclados a la mandíbula y son retráctiles, como las garras de un felino, moviéndose a su sitio cuando la mandíbula se abre. Los dientes del gran blanco rotan sobre su propio eje, moviéndose hacia afuera cuando la mandíbula se abre y hacia adentro cuando se cierra. Además, están unidos a células nerviosas de presión, esto les proporciona una actividad táctil bastante extensa.

Anzuelos del tamaño de un bocado

El gran blanco puede alimentarse de peces más pequeños, otros tiburones, tortugas, delfines y pinípedos como las focas o leones marinos. En una sola mordida, el gran blanco puede tomar hasta 30 libras (13,61 kilogramos) de carne, devorando un total de cientos de libras en casa sesión de alimentación. A pesar de que posee un metabolismo muy acelerado y la habilidad de mantener su temperatura a 14°C (57°F), puede pasar semanas sin alimentarse.

El papel del gran tiburón blanco en la ecología

Los dientes grandes, afilados y numerosos del gran blanco le ayudan a facilitar su trabajo como bedel del océano. El tiburón se alimenta de muchos animales marinos, incluyendo aquellos heridos, enfermos o débiles. Al hacerlo, el tiburón blanco limpia el océano conforme mastica su bocado hacia profundidades de hasta 1.280 metros o 4.200 pies.

El gran tiburón blanco está protegido

Los tiburones blancos son una de las 400 especies de tiburón protegidas en Sudáfrica, California, el sur de Australia y Tasmania.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles