Información necesaria para montar la cabeza de un ciervo

Escrito por christien aguinaldo | Traducido por carrie king
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Información necesaria para montar la cabeza de un ciervo
Montar una cabeza de ciervo es un arte que puedes dominar con práctica. (Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images)

Hay gente que caza animales para comerlos, mientras otros cazan por deporte. A menudo, la gente que caza ciervos como deporte quiere exhibir la cabeza como trofeo. Aunque un taxidermista puede montar la cabeza por ti, es más satisfactorio preparar la cabeza del ciervo y montarla tú mismo.

Montar la cabeza de un ciervo requiere algo de habilidad, práctica y paciencia. Es un proceso largo y puede necesitar varios intentos antes de llegar a un resultado satisfactorio. Armado con la información necesaria para montar la cabeza de un ciervo, un cazador deportivo puede exhibir su preciado trofeo con orgullo.

Otras personas están leyendo

Curtido de la piel de la cabeza de ciervo

Usa 25 libras (11,34 kg) de sal ionizada y frótala cuidadosamente en la piel del ciervo, también conocida como manto. Presta atención a las grietas. Pon el manto en una superficie lisa y frota un poco más de sal. Déjalo que se seque toda la noche. Sacude el manto para eliminar la sal vieja y aplica más sal ionizada. Deja que el manto drene por 2 días; si el manto está mojado, sacude la sal vieja y aplica sal nueva.

Mezcla 4 libras (1,81 kg) de sal en un galón (3,78 l) de agua. Pon el manto en esta solución neutralizante por 20 minutos. Usa EZ100 para curtir la piel. Asegúrate que tenga un pH de 4 antes de ponerlo en la piel. Déjalo en la piel por 24 horas. Pon la piel en una toalla y deja que drene el exceso de agua. Luego frota aceite de curtido, como Rittel´s Po Plus, en la piel. Pon la piel de la cabeza del ciervo en el refrigerador toda la noche, luego móntala en el maniquí.

Preparar el maniquí para montar la cabeza del ciervo

Pide el maniquí basándote en el tamaño de la cabeza del ciervo. Prueba el maniquí para asegurarte que el ajuste es adecuado, poniendo la piel de la cabeza del ciervo encima de él. No quemes ni lijes el maniquí en este momento, ya que se te dificultará deslizar el manto.

Usa un antorcha de propano para quemar el maniquí. Esto hará el proceso de lijado mucho más fácil. Lija el maniquí, luego usa herramientas dérmicas para cortar ranuras para el conducto lacrimal cerca de los ojos y alrededor de los labios, para que la piel de los labios quede metida. Con cuidado, usa la herramienta una vez más para quitar la espuma de las fosas nasales. No quites demasiada espuma, sólo la suficiente como para darle un poco de profundidad a la nariz. Luego usa una herramienta de septum rápida, para hacer tabiques bajo la nariz. Asegúrate que la herramienta esté centrada bajo la nariz.

Instalar los alambres de orejas en el manto

Remueve el cartílago de la oreja. Inserta los alambres de orejas que vinieron con el maniquí. Comprueba que queden correctamente. Si los alambres son muy grandes, empareja los lados hasta que quepan de forma ajustada en la piel de la oreja. Una vez que estés satisfecho con el resultado, cubre los alambres con adhesivo e insértalos en la piel de la oreja. Ajusta la piel alrededor del alambre para conseguir el patrón de pelo correcto.

Arreglando los cuernos

Tira de la capa por la cara del maniquí para arreglar los cuernos. La placa de los cuernos del cráneo debería quedar adecuadamente encima del maniquí. Si esto no sucede, recorta la base de la placa de cráneo. Pon los cuernos en el manto para ver si la piel puede ir bajo el cuerno. Verifica la posición de los cuernos. No deberían estar fijos demasiado detrás de la cabeza ni muy cerca de los ojos. Usa un adhesivo para fijarlos a la cabeza del maniquí. Bondo funciona bien. Una vez que los cuernos estén fijos, taladra 4 pequeños agujeros para atornillar los cuernos al maniquí. Haz 2 hoyos adelante y 2 atrás. usando tornillos de 3 pulgadas (7,6 cm) para que los cuernos queden fijos.

Poner los ojos

Quita la piel de la cara del ciervo, y usa arcilla de modelar en la parte trasera de los ojos para poner los ojos de plástico. Asegúrate que las pupilas de los ojos estén paralelas al piso. Esto dará la ilusión de que el ciervo está mirando hacia el frente. Usa arcilla para rellenar las grietas alrededor de los ojos. Suaviza la arcilla con agua para obtener un acabado parejo.

Haz un rollo delgado de arcilla, de 1 pulgada (2,5 cm), y ponla alrededor de cada ojo, para formar luego los párpados. Pasa arcilla por las grietas que habías hecho antes. Pon un poco de arcilla donde habías hecho las grietas para los conductos lacrimales.

Arreglar la piel de la cabeza del ciervo en el maniquí

Aplica pegamento en todo el maniquí usando guantes de plástico. No pongas pegamento en las grietas que cavaste para los conductos lacrimales y labios. Desliza la piel del ciervo en el maniquí. Concéntrate en la cara, para que la piel se ajuste adecuadamente en las grietas. Usa la herramienta de pliegues para lograrlo. Luego sigue con el resto del manto.

Una vez que logres el ajuste correcto, usa una aguja de 6 pulgadas (15,2 cm) para coser la incisión de la parte superior de la cabeza. Esta incisión puede tener forma de Y, T o V, y fue hecha al remover el manto de la cabeza del ciervo. Cepilla el pelo de la cabeza del ciervo en la dirección correspondiente hasta que luzca parejo y suave.

Fija la cabeza montada a una placa de madera usando un adhesivo fuerte. Deja que el adhesivo se seque completamente, por aproximadamente 2 semanas, antes de montar la cabeza de ciervo en la pared. Recuerda pintar la cabeza del ciervo para que el interior de las orejas tenga color piel. Usa Modge Podge en la nariz para darle textura y luego píntala de negro.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles