DESCUBRIR
×
Loading ...

Ingredientes que no pueden faltar en tu brunch

Maria Teijeiro/Digital Vision/Getty Images

Introducción

El brunch es una combinación de desayuno y almuerzo que se practica los fines de semana, sobretodo el domingo. Se sirve después del desayuno entre las 11 y las 15 horas. Es una costumbre importante de los países anglosajones que ha ido adaptándose en otros países. Durante el bruch, las familias y amistades conviven mientras comparten deliciosos y muy diferentes alimentos que van desde jugos y frutas hasta huevos y waffles con miel de maple. A continuación, los ingredientes que no pueden faltar en tu brunch si quieres que sea todo un éxito.

Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

Huevos revueltos u omelettes

Los huevos son básicos en el brunch. Normalmente se sirven revueltos con jamón, salchicha o queso o en forma de omelette ya que se pueden preparar con antelación y evitar que una persona esté cocinando constantemente en lugar de disfrutar el brunch con la familia. Si te gustan los huevos hechos al momento y quieres complacer a tus invitados, limpia la sartén después de cada uso y déjala sobre el grado más bajo de lumbre, eso la mantendrá a buena temperatura y no te llevará tanto tiempo cocinar el huevo en todas sus versiones.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Plato de fruta

Un brunch balanceado debe contener fruta en el menú. Prepara un plato de fruta de la temporada, que no sea de consistencia pesada y ponla en el centro de la mesa. Tus invitados querrán comerla al inicio o al final del brunch. La fruta ayudará a quitarles el sabor de los platillos más fuertes y los refrescará.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Salchichas y tocino

Algo característico de un típico brunch son las salchichas y el tocino. Asegúrate de tenerlos en tu mesa. Harás de tu brunch una comida totalmente reconfortante con estos ingredientes. Tus invitados podrán servirlos con huevos o con hot cakes y waffles. Prepáralos con antelación y colócalos en un recipiente de vidrio con tapa, de esta forma no se enfriarán tan rápido y si necesitan recalentarse, ese mismo recipiente podrás meterlo al microondas.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Hot cakes y waffles

Ya tienes el huevo, las salchichas, la fruta y el tocino, pero esto no sabrá a brunch si no tienes hot cakes y waffles. No es necesario que hagas los dos, puedes elegir lo que más te guste. Lo bueno de ambos elementos es que puedes prepararlos desde antes y mantenerlos calientes en un recipiente sellado. No olvides poner a la mesa mantequilla, miel de maple y mermelada, grandes complementos de estas delicias.

Push/Photodisc/Getty Images

Para los niños: jugos frescos y leche

Si se trata de un brunch con tu familia inmediata, donde estarán sentados a la mesa usando pijamas, solo necesitarán ir al refrigerador para satisfacer sus necesidades, pero si es un brunch para amigos y familiares, recuerda tener mínimo dos jarras de jugo de diferente sabor y una jarra con leche. De esa forma tus invitados se sentirán libres de elegir la bebida que prefieran.

Eising/Photodisc/Getty Images

Papas, no olvides las papas

Hay pocos alimentos en el mundo que pueden comerse de tantas formas como las papas. Este ingrediente no puede faltarte en el brunch, es esencial, tan esencial como cualquiera de los anteriores. Puedes preparar las papas estilo hash brown que consiste en triturar o cortar la papa en julianas y después freír todo en la sartén. Son exquisitas, pero si lo prefieres, también puedes hacer un delicioso puré.

Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

Cócteles refrescantes

Si tendrás invitados adultos a tu brunch quizá quieras ponerle un poco de actitud con unos refrescantes cócteles que los harán relajarse y disfrutar de todo el manjar que preparaste. Prepara mimosas, clamatos o bloody marys. Recuerda que no hay nada más desagradable que una bebida a mala temperatura, asegúrate de que el jugo y la champaña estén fríos y no olvides tener mucho hielo.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Pan francés

Un poco de pan francés encantará a tus invitados. Hacerlo es muy sencillo y la costumbre de esta receta es utilizar pan viejo. En realidad, esto te ayudará a que quede mejor, pues el pan seco absorbe mucho más la mezcla de este platillo que el pan fresco. Si solo tienes pan recién comprado, tuéstalo un poco y verás la diferencia. No olvides un plato con azúcar y canela extra, así como miel de maple. De esa forma tus invitados podrán endulzarlo más si así lo desean.

Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

Muffins y pan dulce

Pon en la mesa una canasta con muffins y pan dulce. Esto le dará un toque especial a tu mesa y abrirá el apetito de tus comensales de inmediato. Tener pan dulce te ayudará a satisfacer el apetito feroz de los invitados más hambrientos, te mantendrá fuera de la cocina y te sacará de aprietos en caso de que todo lo demás se haya terminado. Además de que le dará un dulce final a tan deliciosa comida.

BananaStock/BananaStock/Getty Images

Cereales

Para un niño el cereal es de lo más importante. No olvides poner dos opciones que vuelvan loco al paladar de cualquier pequeño. Normalmente ellos son los más difíciles de convencer y lo más difíciles a la hora de comer. Tener el cereal correcto, no solo evitará que te estreses, los mantendrá muy contentos y no te preocuparás por si comen o no.

Digital Vision./Digital Vision/Getty Images

Café y té

Ten lista la cafetera y la selección de té a la vista. Tus invitados te agradecerán mucho estas dos bebidas. Si tienes la forma de preparar café expreso, hazlo también. Muchas personas prefieren que su café sepa más fuerte. Té de frutas, de manzanilla y verde será un verdadero gozo para la digestión de tus invitados.