Cómo hacer un injerto en una planta de uva

Escrito por melissa sandoval Google | Traducido por pattricia patino
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer un injerto en una planta de uva
Las variedades de uva de hoy en día son deliciosas cuando se consumen de inmediato. (Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images)

La uva es una fruta deliciosa que la gente ha apreciado desde hace miles de años. Los arqueólogos han encontrado trazos de vino en restos de vasijas hechas por los antiguos griegos. Las variedades de uva de hoy en día producen buen vino, jugos de frutas, pasas y conservas, y también son sabrosas cuando se consumen de inmediato. Por desgracia, las variedades de uva que tienen el sabor y otras cualidades que los productores buscan no siempre son adecuadas para un determinado entorno, y pueden ser vulnerables a las plagas y a otras amenazas. La mejor manera de evitar este problema es haciendo un injerto de una yema de uva con el sabor deseado, llamada "vástago", en una planta radicular, llamada "patrón". De esta manera, los productores pueden aprovechar las mejores cualidades de ambas plantas. "ciernes en T" o "injerto de escudete" es un método que muchos productores utilizan para hacer injertos en vides.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Palo con yema (pequeña rama con varias yemas) del vástago preferido
  • Patrón saludable
  • Cuchillo muy afilado

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Localiza tus palos con yemas. Los buenos palos con yemas se encuentran en las ramas que tuvieron buen crecimiento la temporada pasada; evita porciones interiores de crecimiento lento con yemas estrechamente espaciadas.

  2. 2

    Corta las hojas fuera del palo con las yemas y sostenlo con una mano.

  3. 3

    Corta con un movimiento hacia arriba el palo con yemas y una pequeña astilla de madera por debajo de la rama, usando un cuchillo afilado. Comienza el corte ½ a ¾ de pulgada (1,27 cm a 1,91 cm) por debajo del palo con yemas, y termínalo ½ a ¾ de pulgada (1,27 cm a 1,91 cm) por encima de este, tomando la corteza y una delgada astilla de madera de la rama.

  4. 4

    Envuelve los palos con yemas en un paño húmedo, ponlos en una bolsa de plástico, ciérrala herméticamente, y guárdala en el refrigerador hasta principios o mediados de la primavera.

  5. 5

    Examina la planta patrón. Esta debe estar en una fase activa de crecimiento, lo que significa que la corteza debe ser fácil de quitar sin causar daños.

  6. 6

    Haz un corte vertical en el tallo de la planta patrón con un cuchillo afilado. Haz el corte lo suficientemente profundo para que la corteza se separe bien, completamente a lo largo de la corteza, pero no a través de la madera.

  7. 7

    Haz un corte horizontal en la parte superior del corte vertical, formando una "T" mayúscula.

  8. 8

    Haz una pequeña incisión horizontal justo debajo de la "T" para permitir que la planta sangre allí en vez de tener una hemorragia en el injerto.

  9. 9

    Separa las solapas de corteza del tallo patrón aparte para hacer un "bolsillo" donde se pueda colocar el vástago. Ten cuidado de no romper la corteza o arrancarla del tallo.

  10. 10

    Coloca el "escudo de yema" (la delgada astilla de madera tomada de la rama vástago) cómodamente en el bolsillo, con la madera de la rama vástago contra la madera del porta-injerto. Dobla las solapas de corteza alrededor del escudo de yema con el palo de yema asomado hacia afuera. Asegúrate de que la parte superior del escudo de yema se adhiera cómodamente contra la cruz de la "T".

  11. 11

    Envuelve el injerto con cinta firmemente alrededor del tallo patrón, a partir de alrededor de ½ pulgada (1,27 cm) por debajo del injerto y terminando alrededor de ½ pulgada (1,27 cm) por encima del injerto.

  12. 12

    Retira la cinta del injerto en 2 a 3 semanas después de que el injerto se ha curado.

  13. 13

    Cortar la parte superior del patrón para forzar al brote que crezca.

Consejos y advertencias

  • Tus palos de yema deben tener yemas completamente formadas y maduras que estén en la fase inactiva.
  • Tus palos de yema deben ser sanos, brotes gruesos y venir de una rama del vástago que halla crecido bien la temporada pasada. La rama debe ser al menos tan gruesa como un lápiz.
  • Asegúrate de mantener tu cuchillo muy afilado; de lo contrario vas a causar mucho daño al injerto y el injerto no se te dará debidamente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles