Hogar

Insecticidas orgánicos caseros

Escrito por rebecca deluccia-reinstein | Traducido por maria gloria garcia menendez
Insecticidas orgánicos caseros

Puedes hacer tus propios insecticidas orgánicos si quieres evitar los productos químicos y el costo de los productos empaquetados. Un insecticida natural creado en casa emplea pocos ingredientes y es barato cuando se compara con las opciones comerciales. Si usas productos orgánicos, puedes garantizar que no haya pesticidas en la mezcla. Los pulverizadores son fáciles de hacer y pueden contener una combinación de ingredientes efectivos. Los insecticidas secos naturales evitan que los insectos devoren las plantas y también funcionan como fungicidas. Los insecticidas orgánicos también pueden proporcionar un obstáculo humano para las grandes pestes de jardín, como las ardillas, conejos y marmotas.

Otras personas están leyendo

Pulverizadores

Puedes hacer pulverizadores de insectos basados en agua utilizando artículos que puedes encontrar en el supermercado. Cada ingrediente impide una gran variedad de plagas de una forma natural e inofensiva. Puedes comprar un bote pulverizador de plásticos por alrededor de US1$. Si prefieres reciclar una botella de pulverizar, asegúrate de lavarla completamente para que no tenga ninguna sustancia dañina. Tanto el ajo como la cebolla controlan las babosas y las plagas similares cuando lo mezclas con líquido. Si las babosas ya están presentes en el jardín, pulverizarlas con la mezcla de ajo y cebolla, las matará con el contacto. Para hacer un galón (3,79 litros) de insecticida debes pelar y partir entre tres y cinco cabezas de ajo o una cebolla pequeña y mezclarlo con agua, alcohol o aceite como se describe en el siguiente párrafo. Macera el ajo o la cebolla tanto como sea posible para asegurar que los ingredientes activos se disuelvan en el líquido. Para conseguir unos resultados mejores utiliza una licuadora. El alcohol y el aceite añadirán potencia al pulverizador orgánico. Utiliza materiales de calidad alimentaria como el vodka y el aceite de cocinar porque están hechos de fuentes naturales y son seguros para su consumo. El alcohol es dañino para muchas plagas y también ayuda a disolver los ingredientes sólidos haciendo que el insecticida sea más efectivo. No utilices el alcohol directamente, en su lugar, mezcla varias cucharadas en un galón (3,79 litros) de agua. Los aceites asfixian a los insectos pero utilizar demasiado puede matar también las plantas. Mezcla una taza de aceite con agua y la mezcla de ajo para hacer un galón de insecticida. Los pimientos calientes mantendrán alejados a los animales pequeños como las ardillas, conejos y marmotas además de repeler a los insectos. Tritura chiles como los jalapeños y añádelos al líquido utilizando la misma técnica que con el ajo. Un pimiento caliente pequeño puede ser bastante potente y proporcionará suficiente protección para un galón de líquido. Las especias molidas equivalentes a un solo pimiento también pueden ser añadidas al pulverizador pero el producto no será tan poderoso. Para un galón suele ser suficiente una cucharada. Puedes hacer un insecticida orgánico combinando todos los ingredientes mencionados anteriormente. Un galón de agua mezclado con unas pocas cabezas de ajo, una cebolla pequeña, un chile fresco, unas pocas cucharadas de vodka y una taza de aceite para cocinar protegerán tu jardín de cualquier tipo de plaga. Filtra la mezcla antes de verterla dentro de una botella pulverizadora para evitar atascar la boquilla.

Polvos

Los insecticidas secos también ayudan a proteger las plantas contra los hongos. Las sustancias polvorientas deben ser reaplicadas de forma frecuente si se descomponen con la lluvia o con el viento. De forma similar a las mezclas húmedas, las secas se pueden mezclar para que contengan más de un ingrediente activo. Las especias y las hierbas molidas repelen un gran conjunto de insectos. Las cabezas de ajo matan a los insectos voladores molestos. Las hojas de menta molidas alejan a los áfidos y mariposas de la col y disuade a las ardillas. La lavanda molida y aplastada repele a los ratones y polillas a la vez que atrae a las mariposas comedoras de insectos. A las mariposas de la col no les gustan las especias comunes como el tomillo y el orégano. El orégano también disuade a los escarabajos del pepino. Mezclar las hierbas secas con una pasta crea una forma más fácil de dispersar el insecticida. Como regla una parte de ingrediente activo a tres partes de pasta hará un insecticida seco efectivo. La harina de maíz es una buena opción porque es barata y evitará que el moho crezca en las hojas que toca. También puedes utilizar hojas de té para dispersar las especias. Además de prevenir el crecimiento fungoideo puede también inhibir las bacterias. Cuando mezcles múltiples hierbas, evita mezclar dos ingredientes juntos con el mismo olor fuerte, como la cabeza de ajo y la lavanda o la efectividad de sus esencias será anulada. En su lugar, mezcla ingredientes que traten el mismo problema. Por ejemplo, añade unas pocas cucharadas de tomillo y orégano a tres tazas de harina de maíz como repelente poderoso de gusano de la col. Una cucharada de cabezas de ajo molidas mezclada con tres tazas de hojas de té secas mantendrán alejados a los áfidos y también protegerá el jardín de hongos y bacterias. Añadir aceite de rosa a una mezcla de lavanda y harina de maíz aumentará sus propiedades atrayentes para las mariposas. Muele una taza de brotes de lavanda, mézclalo con tres tazas de harina de maíz y añade unas pocas gotas de aceite esencial de rosa.

Hongos

Hongos

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media