Hogar

Instalar un piso laminado sobre concreto

Escrito por emily beach | Traducido por ehow contributor
Instalar un piso laminado sobre concreto

Piso laminado.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

¿Amas el aspecto de los pisos de madera pero odias sus precios elevados? En su lugar, puedes instalar pisos laminados. El laminado puede capturar el aspecto de la madera a una fracción de su costo. Este material está compuesto de un núcleo de fibra de madera y una parte superior de papel cubierta por una capa de sellador final de resina. La cubierta de papel se parece mucho a la madera, pero en realidad es una fotografía de ésta, lo que hace que estos suelos sean muy asequibles. El piso laminado es un sistema de piso flotante en el cual las tablas no están conectadas al contrapiso, así que no necesitarás contratar a un profesional para este proyecto de instalación.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un parche de concreto/autonivelante de hormigón (opcional)
  • Un martillo
  • Un cincel
  • Un piso laminado
  • Un contrapiso de espuma
  • Una engrapadora para piso
  • Un mazo de caucho
  • Una ingletadora
  • Una palanca

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Nivela el contrapiso de concreto. Si este no está nivelado, usa un parche de concreto o una mezcla autonivelante de hormigón para emparejarlo antes de comenzar. Deja que cualquier parche o zona reparada se seque por 48 horas antes de proceder con la instalación.

  2. 2

    Compra tu piso laminado. Determina los pies cuadrados o los metros cuadrados de la habitación, incluyendo cualquier armario, y agrega un 20 por ciento a este número para determinar cuánto piso necesitarás. El porcentaje adicional te permitirá cubrir los errores de corte y descartar cualquier pieza decolorada o dañada. También te permitirá guardar un poco de material al finalizar el trabajo que puedes usar en reparaciones futuras.

  3. 3

    Quita cualquier zócalo o rodapiés. Saca con cuidado estas tablas de la pared usando un martillo y un cincel. Si lo haces cuidadosamente, podrás volver a utilizarlas.

  4. 4

    Instala un contrapiso de espuma. Este material viene generalmente en rollos y debe cubrir toda la superficie para proporcionar una amortiguación al piso. Coloca la espuma en filas superpuestas, adhiriéndolas al suelo con la engrapadora.

  5. 5

    Coloca tu primera tabla. Comienza en la pared más larga de la habitación (generalmente la más alejada de la puerta). Coloca una tabla completa paralela a la pared, dejando un espacio de 1/4 de pulgada (6 mm) entre esta última y la tabla. No te preocupes, ya que los zócalos cubrirán la brecha cuando hayas terminado.

  6. 6

    Continúa colocando las tablas, conectándolas con las ya establecidas. Para asegurarte de que cada pieza esté firmemente conectada, golpea la lengüeta de las tablas y las muescas que las conectan con un mazo de goma.

  7. 7

    Corta cualquier pieza con una ingletadora en caso de ser necesario. Esto te permitirá ajustar las tablas al final de cada fila.

  8. 8

    Usa una palanca para instalar la última fila, colocando los tablones en su lugar entre la pared y las tablas previamente instaladas. Nuevamente, deja un espacio de 1/4 de pulgada (6 mm) entre las tablas y la pared, cortando el piso si es necesario.

  9. 9

    Reinstala tus zócalos para terminar el trabajo.

No dejes de leer...

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media