Instrucciones para una almohada de trigo sarraceno

Escrito por alexis vega-singer | Traducido por andrea galdames
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Instrucciones para una almohada de trigo sarraceno
Las almohadas de trigo sarraceno pueden ser costosas, pero puedes hacer fácilmente la tuya propia. (Zedcor Wholly Owned/PhotoObjects.net/Getty Images)

Si con tu almohada de poliéster no apoyas adecuadamente la cabeza y el cuello, puedes tener noches sin dormir y despertarte dolorido. Al dormir en una almohada de trigo sarraceno cada noche apoyarás tu cabeza y cuello para reducir tensión en el cuello y la espalda. La almohada se amolda cuando te mueves, por lo que no es necesario que golpees la almohada para que se adapte a tu cabeza. Las almohadas de trigo sarraceno pueden ser costosas, pero puedes hacer fácilmente la tuya propia.

Otras personas están leyendo

Construcción

Hacer una almohada de trigo sarraceno es similar a hacer una funda de almohada estándar, excepto que se cose por el lado abierto y se rellena con alforfón. Necesitarás una máquina de coser, telas y unas 5 libras (2,5 kg) de cascos de alforfón. Si deseas el beneficio adicional de la aromaterapia antiestrés, necesitarás lavanda seca también.

Para una pequeña almohada, comienza con dos rectángulos de tela de 14,5 x 21 pulgadas (36 x 53 cm). Se puede ajustar el tamaño de la almohada para que sea más grande o más pequeña según desees. Mide una almohada de tamaño estándar de 20 x 26 pulgadas (50 x 66 cm) y mide una almohada extra grande de 20 x 36 pulgadas (50 x 90 cm). Utiliza un paño suave, de tejido apretado o tela de algodón. Ajusta con alfiler los rectángulos uno contra el otro, con el exterior de la tela hacia adentro. Con una máquina de coser, cose todos los lados de los rectángulos de tela, dejando una abertura de unas cinco pulgadas (12 cm) en uno de los lados abierto. Asegúrate de que la costura sea continua en todos los sentidos, ya que no deseas que los cascos de alforfón se escapen de la almohada. Gira la almohadilla hacia afuera y plánchala. Rellénala con cascos de alforfón. Para una almohada de aromaterapia, añade varias cucharadas de lavanda seca a los cascos y mezcla bien. Gira los bordes abiertos hacia adentro y cose a mano la última parte de la costura. Para una almohada aún más fácil, comienza con una funda de almohada suave con costuras fuertes. Rellena con cascos de alforfón. Cose el borde abierto ya sea a mano o a máquina y prepárate para una buena noche de sueño.

Cuidado

Las almohadas de alforfón son pesadas, por lo que no debes sacudir la almohada o las costuras se pueden dividir. Las almohadas de alforfón no son lavables, por lo que no debes derramar nada sobre la almohada. Con el tiempo, el peso de la cabeza puede aplacar los cascos de alforfón, por lo que puedes abrir la costura y reemplazar los cascos o añadir un poco más.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles