Instrucciones de la bota ortopédica

Escrito por andrea griffith | Traducido por daniela laura arjones
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Instrucciones de la bota ortopédica
Las botas ortopédicas son utilizadas por personas que han sufrido una lesión en el pie, en el tobillo o en la pierna. (Ryan McVay/Photodisc/Getty Images)

Las botas ortopédicas son utilizadas por personas que han sufrido una lesión en el pie, tobillo o en la pierna. Estas botas son utilizadas por personas con esguinces de tobillo, lesiones de tejidos blandos, fracturas o que se recuperan de la cirugía del pie o de la pierna. Las botas prestan apoyo al tobillo y a la pierna, sin inhibir movilidad. Las botas ortopédicas son una gran opción para aquellos que quieren mantener su movilidad y no quieren su pie o la pierna enyesada. Una vez que aprendas a atar la bota, sólo tendrás que hacer caminatas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Calcetín
  • Muleta o bastón, si es necesario

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Ponte un calcetín, muy suavemente. Para aliviar las molestias, aprieta tu calcetín hacia abajo e inserta tus dedos en la parte de la puntera del calcetín. Poco a poco estira el calcetín hasta arriba (como ponerse medias o medias de nylon). Para las lesiones de pie y tobillo, puede ser necesario vendar tu pie antes de ponerte el calcetín.

  2. 2

    Abre la bota, separando las tiras de velcro. La mayoría de las botas tienen entre dos y cinco tiras de velcro dependiendo de tu lesión y de la estabilidad del tobillo. Mantén las tiras de velcro atrás con una mano de modo que la parte delantera de la bota esté completamente abierta.

  3. 3

    Siéntate y coloca la bota detrás de la pierna.

  4. 4

    Desliza el pie y el tobillo de nuevo en la bota abierta. Separando completamente y tirando de las correas de velcro te ayudará a deslizar el pie en la bota sin necesidad de doblar el pie o el tobillo.

  5. 5

    Suelta las correas de velcro de tu mano. Enhebra la primera cinta de Velcro (la correa más cercana a los dedos) a través de la mitad de la barra de plástico roscada en el otro lado de la bota. A continuación, tira de la correa sobre la barra y de nuevo al otro lado. Debes tirar de la correa con fuerza suficiente como para restringir el movimiento del pie y del tobillo, pero no demasiado apretada como para restringir la circulación.

  6. 6

    Enrosca y aprieta todas las tiras de velcro, de abajo hacia arriba. Levántate de tu posición de sentado lentamente y practica caminar con la bota. En lugar de caminar de forma talón-dedo, el pie se extenderá desde el talón a la punta del pie. Muchas botas ortopédicas son redondeadas para ayudar a enrollar mejor el pie. Camina alrededor de tu casa y sube y baja escaleras de tu casa hasta que te sientas seguro en tu caminar con la bota.

  7. 7

    Usa un bastón o una muleta para un mayor soporte y para aliviar el dolor. Para el pie, el tobillo y las lesiones en las piernas, tu bastón o muleta debería estar en el lado opuesto al de la lesión. Por ejemplo, si te has roto el pie derecho, sostén el bastón en la mano izquierda o coloca la muleta bajo la axila izquierda. Una vez que te sientas cómodo caminando con la bota, puedes dejar de usar bastón o muleta a menos que tu médico te recomiende seguir utilizando una.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles