Instrucciones para preparar jabón

Escrito por heidi a. reeves | Traducido por mayra nava
Instrucciones para preparar jabón

Aprende a hacer tu propio jabón.

bars of soap image by Jale Evsen Duran from Fotolia.com

Hacer tu propio jabón es una forma económica de almacenar tu cuarto de baño con esencias personalizadas y barras texturizadas. Hacer jabón requiere una cantidad de tiempo significativa, pero si estás dispuesta a esperar pacientemente los resultados de tu trabajo, no te decepcionarás. Aprender a hacer esto te permite crear tu jabón ideal, ya sea con esencia de lavanda y mucha espuma, una barra exfolian con propiedades hidratantes, o algo totalmente diferente.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Báscula de cocina
  • Contenedor de vidrio a prueba de calor
  • Cristales de lejía
  • Líquido (como agua o leche)
  • Cuchara de madera
  • Olla de acero inoxidable
  • Grasas y/o aceites
  • Molde para jabón
  • Papel congelador
  • Termómetro
  • Licuadora de mano
  • Aceites perfumados
  • Complementos adicionales (avena, semillas de lavanda, etc.)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Crea tu receta

  1. 1

    Adquiere las grasas o los aceites que desees para tu jabón. Las grasas que elijas determinarán las propiedades importantes de tu jabón. Por ejemplo, si quieres una barra humectante, debes usar un aceite muy grasoso, como el de almendras o manteca de cacao.

  2. 2

    Determina cuánta lejía necesitas. La cantidad que necesites para hacer el jabón depende de las grasas y aceites que decidas utilizar. Consulta una tabla de saponificación o conecta tu información a una calculadora de saponificación (ver fuentes) para determinar la cantidad exacta de lejía que necesitarás.

  3. 3

    Calcula la cantidad de líquido que debes ocupar para crear un lote exitoso de jabón. La cantidad que utilices dependerá en gran medida del tipo de líquido que uses. Para las recetas de jabón que llevan agua, la proporción de agua en relación con la grasa debe ser igual a 1:3, y si usas leche, la proporción de leche en relación con las grasas debe ser igual a 1:2.

  4. 4

    Elige tus complementos. Después de haber desarrollado tu receta básica para hacer jabón, puedes personalizarla añadiendo esencias o texturas. Por ejemplo, si quieres una barra exfoliante, debes agregar avena o semillas de lavanda, y para personalizar los aromas, puedes añadir aceites perfumados.

    Haz el jabón

  1. 1

    Pesa tus ingredientes con la ayuda de una báscula de cocina precisa.

  2. 2

    Vierte el líquido en un contenedor de vidrio a prueba de calor y revuelve la lejía con una cuchara de madera. Usa agua fría, ya que la lejía calentará rápidamente el líquido. Aleja tu rostro del contenedor mientras mezclas para evitar inhalar los gases tóxicos. Deja que la lejía y la mezcla de agua se enfríen hasta los 110º F (42º C).

  3. 3

    Coloca las grasas en una olla de acero inoxidable y caliéntalo hasta que alcance una temperatura de 110º F (43º C); mientras la grasa se calienta, alinea un molde para jabón con el papel congelador en lo que las grasas llegan a la misma temperatura que la lejía.

  4. 4

    Combina las grasas y/o los aceites con la solución de lejía. Sumerge la licuadora de mano en la olla de aceite/ grasa. Enciéndela durante 30 segundos, descansa un minuto (y sigue mezclando con la licuadora apagada) y repite la operación hasta que tenga forma. Cuando eso suceda, la mezcla deberá tener consistencia de un pan delgado.

  5. 5

    Añade los ingredientes adicionales, como los aceites perfumados y los materiales exfoliantes, y revuelve con la licuadora apagada para mezlcar. Vierte el jabón en el molde y deja que se cure por lo menos seis semanas. Después de eso, puedes cortarlo en barras.

Consejos y advertencias

  • Prueba el jabón curado en una pequeña porción de piel antes de usarlo para el lavado general. Si se siente duro, deja que se cure por un poco más de tiempo.
  • Una vez que tu jabón empiece a agarrar forma, apúrate a mezclar los ingredientes faltantes, ya que el jabón no tarda en endurecer.
  • Extrema precauciones al trabajar con la lejía. Es altamente corrosiva y quemará tu piel.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media