La intolerancia de la lactosa en el embarazo

Escrito por kirstin hendrickson | Traducido por cp mérida
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
La intolerancia de la lactosa en el embarazo
Para la mayoría de las mujeres, el embarazo no afectará su capacidad para digerir la lactosa. (milk and cake i image by Mykola Velychko from Fotolia.com)

Durante el embarazo, las mujeres suelen notar una variedad de sensaciones y molestias digestivas. Debido a que el embarazo cambia la velocidad a la que tu tracto digestivo procesa el alimento, puedes experimentar los síntomas que te lleven a creer que te has vuelto intolerante a la lactosa. Alternativamente, si ya fueras intolerante a ella, es posible que notes una reducción de tus síntomas durante el embarazo.

Otras personas están leyendo

Intolerancia a la lactosa

La verdadera intolerancia a la lactosa proviene de la incapacidad para digerirla —el azúcar de la leche y productos lácteos. Los síntomas de la intolerancia incluyen gases, calambres y sensación de llenura después de consumir lácteos. Sin embargo, muchas otras cosas —incluyendo la alergia a la leche— pueden causar síntomas digestivos después de consumir leche, por lo que no es seguro suponer que eres intolerante a la lactosa simplemente porque de vez en cuando tienes problemas intestinales. Un artículo de 1999 publicado en el "American Journal of Clinical Nutrition" (Diario estadounidense de nutrición clínica) señala que la intolerancia a la lactosa suele ser declarada en exceso y es sobrediagnosticada.

Embarazo

Durante el embarazo, el tracto digestivo se ralentiza de manera significativa debido a las hormonas que tu cuerpo está produciendo. El propósito de esta desaceleración es digestiva para ayudar a maximizar su capacidad de extraer nutrientes de los alimentos. Por desgracia, los efectos secundarios de un intestino lento incluye más gases, calambres, distensión abdominal y estreñimiento. Esto hace que sea muy fácil asumir que te has convertido en intolerante a la lactosa. Sin embargo, la mayoría de las investigaciones sugieren que el embarazo no repercute negativamente en la capacidad de una mujer para digerirla.

Ser tolerante a la lactosa

Si bien los investigadores coinciden en que el embarazo por sí solo no puede hacer que seas intolerante a la lactosa, algunas investigaciones sugieren que aquellos que son intolerantes a la lactosa antes del embarazo pueden encontrar que pueden digerir la leche durante el embarazo. Un artículo de Medscape informa que cerca del 44% de las mujeres que eran intolerantes a la lactosa antes de quedar embarazadas tenían cierta capacidad para digerirla durante el embarazo. Esta es una buena noticia para las mujeres embarazadas que buscan incrementar la ingesta de calcio durante el embarazo.

Sugerencias para las mujeres embarazadas

Si estás embarazada y eres intolerante a la lactosa —o simplemente encuentras que la leche, por la razón que sea, altera el tracto digestivo— todavía tienes varias opciones para obtener productos lácteos en tu dieta. La mayoría de las personas que son realmente intolerantes a la lactosa sin embargo, pueden manejar el yogur sin dificultad. Adicionalmente, te puedes beneficiar de píldoras de suplementos de lactasa, que están disponibles en venta libre. Si no eres realmente intolerante a la lactosa, pero la leche te produce malestar estomacal, prueba con leche de soja o de almendras en su lugar. Como alternativa, toma la leche, y una pastilla de calcio suplementario.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles