Intolerancia a la lactosa súbita en seres humanos

Escrito por kirstin hendrickson | Traducido por pei pei
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Intolerancia a la lactosa súbita en seres humanos
El embarazo suele hacerte pensar que de repente te has vuelto intolerante a la lactosa. (pregnant image by Cora Reed from Fotolia.com)

Si siempre has podido consumir productos lácteos y de repente te das cuenta de que ya no eres capaz de hacerlo, puedes ser intolerante a la lactosa. Aunque la intolerancia repentina no es común ni muy probable, es ciertamente posible. Hay un par de cosas que puedes hacer para determinar si en realidad es esto lo que te sucede, para así hacer frente a tus síntomas.

Otras personas están leyendo

Intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa es una condición comúnmente diagnosticada "en falso", señala un artículo de 1999 publicado en la Revista Estadounidense de Nutrición clínica ("American Journal of Clinical Nutrition"). La verdadera intolerancia a la lactosa resulta de la incapacidad de producir suficientes cantidades de la enzima digestiva lactasa, que descompone el azúcar de la leche. En condiciones normales, los seres humanos producen grandes cantidades durante la niñez, pero el proceso suele desacelerar poco a poco con la edad. De esta manera, lo común es volverse intolerante después de un largo periodo de tiempo de producir cantidades inadecuadas de lactasa. La súbita Intolerancia a la lactosa, sin embargo, es bastante rara.

Causas

Si piensas que de repente te has vuelto intolerante, es probable que, de confirmarse le diagnóstico, sufras de una lesión o enfermedad del intestino, explica el sitio web MayoClinic.com. Las inflamaciones del tracto gastrointestinal pueden afectar tu capacidad de producir lactasa y generar síntomas típicos de intolerancia que incluyen gases, calambres e hinchazón tras el consumo de lácteos. Si te has recuperado de alguna enfermedad o has tenido malestar intestinal o alguna lesión importante, es posible que te vuelvas temporalmente intolerante. En general; durante estos casos, los síntomas se resuelven con el tiempo.

Otras posibilidades

Hay muchas otras condiciones que se pueden presentar de manera similar a la intolerancia a la lactosa, que además tienen más probabilidades de provocar la aparición súbita de síntomas similares; sobre todo si has estado enfermo recientemente. El embarazo por ejemplo, también cambia el funcionamiento del aparato digestivo. Estos cambios pueden hacer que experimentes calambres y un aumento de los gases intestinales tras en el consumo de varios alimentos, incluyendo los productos lácteos. Esto no es intolerancia a la lactosa propiamente dicha; sin embargo, todo el malestar gastrointestinal que no afecta a la producción de lactasa también es capaz de generar gases y cólicos por el consumo de productos lácteos.

Tratamiento

Si realmente te has vuelto intolerante a la lactosa -el médico te ayudará a corroborarlo- ten en cuenta que tienes varias opciones disponibles que erradicarán la incomodidad y te permitirán consumir productos lácteos. Los suplementos de lactasa, que están disponibles en forma de píldoras de venta libre, actuarán como suministro temporal de la enzima y te permitirán consumir lácteos siempre y cuando tomes una píldora diariamente. También puedes probar con productos deslactosados, mismos que han sido tratados con lactasa.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles