Introducción al sistema óseo

Escrito por jonae fredericks Google | Traducido por marisela castillo
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Introducción al sistema óseo
Esqueleto humano. (http://www.sxc.hu/index.phtml)

El esqueleto de un adulto saludable está formado por 206 huesos, pero es interesante mencionar que un bebé saludable nace con 300 huesos formados. La diferencia de 94 huesos se debe a la manera en que el esqueleto y el cuerpo se desarrolla durante la maduración, ciertos cartílagos se osifican para unir varios huesos en uno solo. Junto con los tendones, cartílagos y ligamentos, los huesos proveen un intrincado marco que le brinda soporte, protección y movilidad a nuestro cuerpo.

Otras personas están leyendo

Dientes

Si hablamos del sistema óseo, es importante incluir los dientes. La revista Hillendale Health explica que, a pesar de no ser considerados huesos, los dientes forman parte de la configuración del sistema óseo. También cabe mencionar que el esmalte de que están compuestos los dientes es la substancia más tenaz dentro del cuerpo humano.

Anclaje y soporte

Para su estudio, el esqueleto se separa en dos partes denominadas esqueleto axial y esqueleto apendicular. El esqueleto axial es responsable de brindar el soporte necesario para la cabeza, el cuello y el torso; y lo conforman el cráneo, la columna vertebral, el esternón y todas las costillas. El esqueleto apendicular mantiene en su lugar los brazos y piernas, las caderas y la pelvis, uniéndolos al esqueleto axial mediante tendones y ligamentos.

Formas y tamaños

Existen muchas formas y tamaños diferentes para los huesos en el cuerpo. La mayoría de ellos caen en las categorías de huesos largos, cortos o planos. Con algunas excepciones, existen huesos que no coinciden con ninguna de estas categorías y que, de acuerdo a la página skeletalsystem.net, se clasifican en el grupo de huesos irregulares. Otro grupo de huesos es el de los sesamoideos, huesos que se entuentran rodeados de tendones. Un ejemplo de huesos sesamoideos es la rótula.

Atriculaciones y cartílago

El punto donde dos huesos tienen contacto se llama articulación (o artrosis). Existen tres tipos de articulaciones: Diartrosis permite un amplio rango de movimiento. Anfiartrosis permite un rango limitado de movimiento. Sinartrosis no permiten ningún movimiento entre los huesos. Los huesos que forman las diartrosis y las anfiartrosis están recubiertos por cartílago que minimiza la fricción y permite un movimiento suave entre ellos.

Composición de los huesos

Los huesos están compuestos de una variedad de tejidos diferentes. El tejido compacto, también llamado hueso denso, conforma la parte más cercana a la superficie de los huesos. El tejido esponjoso se localiza dentro del hueso, rodeado por el tejido compacto, y al igual que una esponja contiene cavidades porosas. Ambos tejidos están formados de calcio, que les brinda resistencia, y colágeno que los vuelve ligeramente flexibles. En el centro de los huesos de mayor tamaño se encuentra un tejido completamente diferente, la médula, responsable de la producción de células sanguíneas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles