Los isquiotibiales y el dolor en la rodilla

Escrito por lisa mercer Google | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Los isquiotibiales y el dolor en la rodilla
Los isquiotibiales y el dolor en la rodilla. (knee image by Vasily Smirnov from Fotolia.com)

El dolor de rodilla resulta de una compleja serie de interacciones biomecánicas. El grupo de músculos isquiotibiales, situado en la parte posterior de la pierna, ayudan a mantener la rodilla. Esta función de apoyo hace que estos músculos sean un factor clave en la protección de las lesiones y en la prevención del dolor de rodilla. Un mal funcionamiento de los músculos isquiotibiales crean patrones de movimiento defectuosos, que afectan a la alineación y a la salud de tus rodillas.

Otras personas están leyendo

Identificación

El grupo muscular colectivo llamado isquiotibiales consiste en el bíceps femoral, el semitendinoso y los semimembranosos. Se originan debajo de tus huesos al sentarte y se conectan detrás de la rodilla, haciéndolos cruciales para la estabilidad de la rodilla.

Función

Los isquiotibiales doblan la rodilla y mueven la pierna detrás de tu cuerpo. Se activan al caminar, correr y saltar. En una edición de enero de 2008, de "Orthopedics", el Dr. Timothy E. Hewett, director del Centro de Medicina del Deporte Biodinámico en el Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati, explica por qué las mujeres atletas son más propensas a sufrir del dolor y de la lesión de rodilla. Las mujeres suelen tener cuádriceps más fuertes que los isquiotibiales. Este desequilibrio muscular hace que aterricen de un salto con las rodillas rectas. Este mecanismo de aterrizaje no permite que los músculos isquiotibiales se flexionen y protejan la rodilla.

Los isquiotibiales y el dolor en la rodilla
Los isquiotibiales se activan durante el salto. (jump image by Undy from Fotolia.com)

Conceptos erróneos

Aunque algunas personas creen que el estiramiento es la solución para el dolor de rodilla relacionado con el isquiotibial, Vern Gambetta, propietario de los sistemas de formación Gambetta, advierte contra los peligros de la hiper-flexibilidad, y sugiere que la integridad de la unión nunca debe ser comprometida en favor de la flexibilidad excesiva. El estiramiento excesivo de tus isquiotibiales puede afectar la estabilidad de la articulación, dejando tus rodillas vulnerables al dolor. Asegúrate de equilibrar el estiramiento con ejercicios de fuerza.

Consideraciones

Las interacciones defectuosas entre los flexores de la cadera, los isquiotibiales y los músculos de los glúteos también pueden causar dolor en la rodilla. Cuando los flexores de la cadera se tensan al estar en una posición de sentado excesiva, los músculos de los glúteos se debilitan. Jennifer Lewis, una físicoterapeuta en Athlete's Performance en Los Angeles, explica que cuando se debilitan los glúteos, los isquiotibiales se hacen cargo de su trabajo mientras que normalmente asisten a los músculos de los glúteos, asumen el papel de motor principal. No suelen ser lo suficientemente fuertes como para asumir esta tarea, por lo que finalmente se sobrecargan y se tensan. Un isquiotibial tenso ofrece un soporte inadecuado para las rodillas, por lo que se produce el dolor de rodilla.

Prevención/Solución

El ejercicio preventivo es crucial para las rodillas sanas. Mantén los flexores de la cadera flexibles con ejercicios de estiramiento y realiza los ejercicios de los músculos isquiotibiales, como los ejercicios de piernas para mantener las rodillas estables. Pídele a un instructor de educación física que evalúe tu postura. Si tiendes a extender demasiado o a bloquear tus rodillas, puede que estés estirando demasiado y debilitando la conexión entre los isquiotibiales y el dorso de tu rodilla.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles