Isquiotibiales vs cuádriceps

Escrito por hannah mich | Traducido por natalia manzelli
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Isquiotibiales vs cuádriceps
Tus cuádricep son normalmente más dominantes o fuertes que los isquiotibiales. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

Tus isquiotibiales y los cuádriceps son grupos de músculos opuestos en tu muslo. Mueven las articulaciones de tu rodilla y cadera y estabilizan a la primera. Tus isquiotibiales son normalmente más débiles que los cuádriceps; y cuanto más lo sean, mayor va a ser el riesgo de una lesión. Los ejercicios de fortalecimiento pueden mejorar la resistencia de tus isquiotibiales, corrigiendo desbalances de fortaleza.

Otras personas están leyendo

Anatomía y función

Los bíceps femorales, los músculos semitendinosos y semimembranosos componen tus isquiotibiales y están localizados en la parte trasera de tu muslo. Los músculos de la parte frontal, o cruádriceps son los rectos femorales, el vasto medial intermedio y lateral. Tus isquiotibiales extienden tu cadera y doblan o flexionan la rodilla, mientras que tus cuádriceps flexionan tu cadera, epecialmente durante actividades de levantamiento de pesas.

Desequilibrios de la fuerza

La relación normal de fuerza entre los isquiotibiales y los cuádriceps es de un 50 a un 80% con un 100% que es igual a una fuerza igual, de acuerdo a un artículo del 2001 del Journal of Athletic Training. Esto significa que los isquiotibiales son usualmente más débiles que tus cuádriceps. El desequilibrio de fuerza entre estos dos grupos musculares se debe parcialmente a que tus cuádriceps son más grandes y se utilizan con más frecuencia durante las actividades diarias. Un estudio de 2005 de la Universidad de Ibadan descubrió que las mujeres tienen una relación de fuerza entre los isquiotibiales y los cuádriceps más bajas si se las compara con la de los hombres. Lo que es más: las atletas femeninas pueden tener una relación incluso más baja que aquella registrada en mujeres no entrenadas debido a los cuádriceps dominantes. La edad no parece impactar en esta relación, en cambio la fuerza decae en igual proporción en ambos grupos musculares con el envejecimiento.

Riesgo de lesión

Un desequilibrio de fuerza entre tus isquiotibiales y cuádriceps incrementa tu riesgo para sufrir lesiones, como los desgarros musculares y esguinces de ligamentos. Esto es especialmente verdadero para las mujeres, que son 6 veces más propensas a sufrir una lesión de rodilla en comparación a los hombres, de acuerdo a un artículo del Journal of Athletic Training, del 2001. Cuando contraes tus cuádriceps para extender tu rodilla, por ejemplo, tus isquiotibiales actúan como el antagonista para controlar el movimiento y estabilizar tu rodilla. Si tus isquiotibiales son débiles, la contracción de tus cuádriceps y la extensión de la rodilla significará mucho esfuerzo, causando un daño en tus articulaciones, músculos o ligamentos. Los músculos más débiles también se cansan más rápidamente y por lo tanto puede generarse de este modo un gran desequilibrio y lesiones a futuro.

Ejercicios

Determinados ejercicios ayudan a incrementar la fortaleza de tus isquiotibiales y mejoran la relación de fuerza entre ambos grupos musculares, reduciendo de esa manera el riesgo de lesiones. Los ejercicios incluyen las flexiones de rodillas con resistencia, puentes y extensiones de cadera y las flexiones de isquiotibiales Nórdicas. Para realizar estas últimas arrodíllate y pídele a alguien que te sostenga los tobillos. Despacio, baja tu torso hacia el piso utilizando tus isquiotibiales. Los ejercicios de estabilidad --como el equilibrio o las sentadillas en una sola pierna, o las estocadas-- son también importantes para mejorar la coordinación entre tus isquiotibiales y los cuádriceps.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles