Lactancia y picazón en los pezones

Escrito por sarah harding | Traducido por maría martha martorell
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Lactancia y picazón en los pezones
La picazón en los pezones en la lactancia puede indicar una infección. (Liquidlibrary/liquidlibrary/Getty Images)

La lactancia materna debe ser cómoda, tanto para la mamá como para el bebé. Aunque por lo general inofensiva, la picazón en los pezones durante la lactancia materna puede ser irritante e incluso desalentar a una madre. Hay varias posibles explicaciones y soluciones para esto. Si algún síntoma aparece, además de la comezón, consulta a un profesional de lactancia o al pediatra para recibir orientación.

Otras personas están leyendo

Sensibilidad

Las hormonas, fricción, succión y la humedad contribuyen a las diversas sensaciones que experimenta una madre durante la lactancia. El hormigueo, comezón, ardor e incluso una sensación de "alfileres y agujas" son relativamente normales cuando existen sólo brevemente. Algunas mujeres son más sensibles que otras y pueden sentir la picazón más intensa. Una madre con pezones sensibles debe continuar amamantando, pero también buscar alivio mediante la aplicación de compresas frías o ponerse en contacto con un profesional de la lactancia para descartar otros posibles problemas.

Piel seca y lastimada

Muchas madres experimentan un período breve de piel agrietada o seca en y alrededor del pezón en la lactancia que comienza después del nacimiento de un bebé. A veces, esto se debe a que el bebé succiona de una manera incorrecta. Es bastante común la sequedad e incluso un agrietamiento menor. Ambos efectos secundarios de la lactancia pueden causar picazón. El sangrado y dolor o picazón severos no son algo para ignorar.

Las madres con sequedad y agrietamientos debe examinar el pestillo del bebé. Asegúrate de que el pezón y la piel oscura que rodea están dentro de la boca del bebé. Si sólo el pezón se encuentra dentro de la boca del bebé, ocurrirá un dolor extremo, agrietamiento y sangrado eventualmente. Asegúrate de que los labios del bebé estén abiertos, es decir, todo el tejido del labio está fuera y no doblada contra el pezón. Mejorar el pestillo se puede hacer fácilmente por encontrar una buena posición del bebé y la madre. Anima al bebé a abrir bien la boca acariciando la barbilla justo antes de llevarlo al pezón. Si se aferra sólo al pezón, suavemente, con un dedo, empuja hacia abajo la barbilla, lo que le ayudara a abrir más la boca. Cuando se reanuda la succión, la barbilla debe estar moviéndose hacia arriba y hacia abajo.

Infección

Cuando la picazón esta acompañados de coloración rosada, una infección es probable. La infección más común se llama tordo, una forma de infección por levaduras. Sin el tratamiento adecuado, el tordo se puede transmitir de la madre al niño, y viceversa. Solicita la asistencia de un profesional de la salud para identificar el agente infeccioso y recibir un tratamiento adecuado. Cuando estén presentes aftas en los pezones, es probable que estén presentes en el interior de la boca del bebé, también. Los signos de este trastorno en un bebé incluyen enrojecimiento y manchas blancas en el techo de la boca, la lengua, la garganta y la parte interna de las mejillas. A veces, un bebé sólo tiene una erupción del pañal rojo de secretar las esporas de hongos que está ingiriendo. El sarpullido del pañal a menudo se describe como sarpullido de las áreas genital y rectal de color rojo brillante con manchas o protuberancias de color rojo a poca distancia. Las erupciones de pañal generalmente no responden a un tratamiento durante la noche utilizando óxido de zinc, un ingrediente activo en las típicas cremas para erupciones de pañal.

Prevención

Después de una sesión de lactancia, deja tus pechos al aire libre y aplica un poco de leche materna recién extraída o lanolina en el área. Evita lavar con agua y jabón o frotar el área seca. Después de varias sesiones, es apropiado lavar o dar palmaditas en la zona con agua fría para limpiar y permitir que entre agua en los senos durante un baño o una ducha normal. Cambia las almohadillas de lactancia o intenta estar sin sujetador más tiempo.

El tordo no se debe necesariamente a la falta de limpieza entre sesiones de amamantamiento. A veces, las pequeñas grietas en los pezones pueden estimular el crecimiento excesivo de levadura. La levadura se encuentra naturalmente en la madre y el cuerpo del bebé. La lactancia materna puede crear el caldo de cultivo perfecto para la levadura, un lugar cálido, húmedo y oscuro. El tordo no suele ser grave y puede ser tratado siguiendo las instrucciones prescritas de un profesional de la salud.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles