Cómo hacer ladrillos de barro para un horno a leña

Escrito por jeremiah blanchard | Traducido por andrés marino ruiz
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer ladrillos de barro para un horno a leña
Los ladrillos de barro han sido utilizados para crear estructuras en todo el mundo. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Las culturas de todo el mundo han utilizado ladrillos de barro por miles de años, y continúan en uso en climas secos y áridos. Estos ladrillos no dañan el ambiente y son ideales para la construcción ya que incorporan materiales naturales, resisten el calor y duran por miles de años en climas secos. Si estás construyendo un horno a leña, hacer ladrillos de barro para el horno es más efectivo en cuanto a costo comparado a comprar ladrillos ya hechos. Puedes hacer ladrillos de barro utilizando el método tradicional.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Pala
  • Carretilla
  • Paleta
  • Paja o heno
  • Palo de madera de 1/2 pulgada (1,2 cm)
  • Sierra
  • Martillo
  • Clavos
  • Paleta de albañil

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Cava el suelo con una pala para alcanzar el suelo magro que tiene un tono de arcilla clara. Criba el suelo mediante una malla para remover rocas, insectos o escombros. Si no lo haces, las piedras o demás objetos pueden debilitar los ladrillos.

  2. 2

    Llena una carretilla hasta la mitad con este suelo. Añade agua y simultáneamente mezcla el suelo y el agua con una paleta. Continúa agregando agua a la mezcla hasta que esté blanda pero firme, como arcilla de modelar.

  3. 3

    Corta paja o heno en pequeños pedazos. Mezcla grandes puñados de esto con la preparación hasta que se espese ligeramente. La paja fortalecerá los ladrillos y ayudará a evitar que se rajen o se rompan.

  4. 4

    Forma un molde de ladrillo con madera. Dependiendo de qué tan grande deseas que sea, el molde variará en tamaño. Simplemente corta con una sierra cuatro piezas de madera de 1/2 de pulgada (1,2 cm) de grosor, y únelas con clavos en una forma rectangular según tus necesidades. Crea varios moldes para poder fabricar varios ladrillos.

  5. 5

    Coloca el molde afuera en una superficie plana y en un área con abundante luz solar. Vierte o coloca la mezcla en el molde. Compacta el barro lo más posible. Golpea la parte superior del barro con una pala plana para retirar burbujas de aire. Alisa la superficie utilizando una paleta de albañil.

  6. 6

    Seca los ladrillos en el molde al menos por un día o dos. Retira los ladrillos de sus moldes con cuidado utilizando una paleta de albañil y colocándolos nuevamente bajo el sol por algunas semanas. Para los ladrillos y permite que se sequen por varios días más. Cuando los ladrillos se vuelvan de un color blanquesino, podrás utilizarlos para tu horno.

Consejos y advertencias

  • Los ladrillos tradicionales de Nuevo México miden 4 por 10 por 14 pulgadas (10 por 25 por 35 cm) y pesan generalmente 30 libras (15 kg). Ten en cuenta que cuanto más grande sea el ladrillo, más pesado será.
  • Ten cuidado cuando utilices herramientas filosas.
  • No intentes utilizar ladrillos rajados; eventualmente se desarmarán y arruinarán la integridad de la estructura.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles