Lavados faciales caseros para piel grasa

Escrito por elizabeth chaplin | Traducido por adriana de marco
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Lavados faciales caseros para piel grasa
(Pixland/Pixland/Getty Images)

Puede ser que estés cansada de gastar dinero en esos elaborados limpiadores faciales llenos de químicos que potencialmente podrían dañar tu piel con el tiempo. Con una piel grasa, abusas más de tu cara usando limpiadores duros que se supone que retiran todo el aceite de ella. Esto no es lo que realmente necesitas. La piel que se pela, con escamas, no es exactamente un distintivo de belleza. En lugar de gastar tu tiempo y tu dinero en los limpiadores comprados, hazlos tu misma, son soluciones totalmente naturales que batallarán con la grasitud.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Bicarbonato de sodio
  • Jugo de limón
  • Pequeños recipientes
  • Avena cocida
  • Avellana de la bruja
  • Glicerina
  • Un mortero
  • Menta fresca
  • Repollo de manzana
  • Almendras en polvo
  • Un huevo
  • Un batidor de huevos
  • Pompones de algodón
  • Un cuchillo
  • Una licuadora
  • Una zanahoria
  • Un durazno
  • Un pepino
  • Yogur simple

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Empieza de forma económica. Pon dos cucharadas de bicarbonato de sodio en un recipiente pequeño y agrégale jugo de limón hasta que formes una pasta espesa. Humedece tu piel y frota con la mezcla tu cara y tu cuello, enfocándote en las áreas con problemas. Enjuágate bien con agua tibia para deshacerte de la viscosidad del bicarbonato.

  2. 2

    Si pensaste que la avena era sólo buena para mantenerte regular, estás equivocada. La avena se usa extensamente en los productos caseros para el cuidado de la piel por sus cualidades humectantes y exfoliantes. Crea una mezcla de 3 cucharadas de avena cocida, 3 cucharadas de avellana de la bruja, que la encuentras en la sección de los tónicos faciales de cualquier droguería, y 1/2 cucharada de glicerina, que la puedes comparar al por mayor en las tiendas naturistas. Aplica esta mezcla sobre tu cara y tu cuello, déjala por 20 minutos y enjuaga.

  3. 3

    Deja de ser exigente. Consigue un mortero y haz puré de una cucharada de menta picada y una de repollo picado hasta que tengas una pasta. Quita el jugo y ponlo a un costado, ¡lo usarás más tarde! En un recipiente pequeño, mezcla la pasta con una cucharada de jugo de manzana, 1 de almendras en polvo y una clara de huevo. Mezcla bien y aplica sobre tu cara y cuello. Déjala por unos 15 munutos, quítala con tus dedos y enjuaga el exceso que pueda haber quedado. Seca tu cara con golpecitos, aplica lo que te haya quedado de jugo con un pompón de algodón para tonificar.

  4. 4

    Si quieres un limpiador de poros súper, has llegado al lugar correcto. Pica una zanahoria, medio durazno y medio pepino. Agrega 3/4 de taza de yogur sin sabor. Licúa todos los ingredientes hasta que tengas una buena pasta. Frota la preparación por tu cara y cuello y déjala por 10 minutos. Enjuaga con agua tibia.

Consejos y advertencias

  • Siempre humecta con un humectante facial a base de agua, formulado especialmente para pieles grasas. ¡Secar demasiado tu piel, puede realmente hacerla más grasa!

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles