Cómo lavar lana amarillenta

Escrito por sharyn bloom | Traducido por florencia sobel
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo lavar lana amarillenta
Lava objetos heredados de lana tejidos a mano que se hayan vuelto amarillentos con el tiempo para que sean brillantes y blancos otra vez. (BananaStock/BananaStock/Getty Images)

La mayoría de las telas, incluyendo la lana, suelen tornarse amarillentas con el tiempo mientras hace efecto un proceso natural de envejecimiento y exposición a la luz, el aire, los aceites corporales y la suciedad. Incluso los productos utilizados para limpiar y blanquear lana pueden contribuir a esta tornada amarillenta. Así que, ¿qué se puede hacer para rescatar aquel suéter de lana favorito o aquellas botas para niños tejidas a mano heredadas para que luzcan frescas y nuevas otra vez? Una de las maneras más suaves de lavar la lana para eliminar la apariencia amarillenta es usando vinagre blanco. No solo es suave, sino que el vinagre blanco es seguro, barato y efectivo. Además de qué usar para eliminar lo amarillento, es importante tener en cuenta cómo lavar la lana. La lana tiene una tendencia a encogerse y enmarañarse cuando experimenta agitación y secamiento por aire caliente. Lava a mano si fuera posible o utiliza un ciclo suave de la lavadora si no puede ser lavado a mano. Y deja que se seque al aire.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Vinagre blanco
  • Agua
  • Toallas

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Mezcla 1 parte de vinagre blanco con 12 partes de agua.

  2. 2

    Coloca la lana en el agua, presiónala dentro el agua y deja que el líquido penetre en su interior. Muévela suavemente si fuera necesario, pero evita la agitación fuerte para prevenir que las fibras se enmarañen entre sí o se estiren. Déjalo en remojo por veinte minutos.

  3. 3

    Enjuaga abundantemente para remover el vinagre.

  4. 4

    Drena el agua del objeto de lana lo mejor que puedas. Apoya suavemente el objeto en una toalla y enróllala, aplicando presión para eliminar la humedad. Desenrolla la toalla y extrae el objeto.

  5. 5

    Coloca una toalla seca en una superficie plana y apoya el objeto en ella para que se seque. Dobla o dale al objeto de lana su forma original. Déjalo secar durante la noche. Voltéalo y deja que el otro lado se seque. El tiempo de secado dependerá de la humedad, la temperatura y el grosor de la lana.

Consejos y advertencias

  • El blanqueador, con el tiempo, no solo puede contribuir a que la lana se vuelva amarillenta, sino que también puede romper las fibras de la lana, haciéndolas más débiles y dañando el material. Así que debe evitarse.
  • Los productos alcalinos, tales como el jabón, pueden contribuir al fieltrado y a que la lana se vuelva amarillenta. Los detergentes son menos alcalinos, así que en cambio opta por lavar tus lanas con ellos. Si lo deseas, los detergentes naturales también están disponibles.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles