Hogar

Cómo lavar una manta eléctrica

Escrito por kayar sprang | Traducido por ehow contributor

Una manta eléctrica puede mantenerte calido durante las frías noches de invierno. Dado que contiene elementos calefactores, no se la puede manejar como una manta común; precisa un cuidado especial. Si no, los cables pueden dañarse y tendrás que reemplazarla. Cuando una manta eléctrica se ensucia, puedes lavarla en un lavarropas pero no de la misma forma que una manta común. Hay cosas que debes hacer y cosas que no para lavar correctamente la manta.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Detergente suave para ropa
  • Un tendedero
  • Una cubeta (opcional)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Desenchufa el cable del tomacorriente. Desconecta el cable y la unidad de control del producto. Revisa la manta para asegurarte de que todos los cables están desconectados.

  2. 2

    Configura la lavadora en un ciclo para ropa delicada. Configura la capacidad de carga para que quepa la manta. Espera a que la tina se llene de agua templada. Agrega la cantidad recomendada de detergente para la ropa. Deja que la lavadora gire durante alrededor de un minuto. Luego, detén la lavadora y coloca la manta eléctrica. Deja que se empape durante 15 minutos.

  3. 3

    Vuelve a encender la lavadora y lava la manta durante dos minutos. Gira el selector a un ciclo de enjuague. Pasa la manta por los ciclos de enjuague y centrifugado.

  4. 4

    Configura la secadora de ropa en calor bajo y enciéndela durante dos minutos. Coloca la manta eléctrica en la secadora y configura el cronómetro en 10 minutos.

  5. 5

    Retira la manta húmeda y colócala sobre una superficie limpia. Estírala cuidadosamente hasta que haya alcanzado su forma y tamaño original. Cuélgala de un tendedero para que termine de secarse.

  1. 1

    Desenchufa el cable del tomacorriente. Desconecta el cable y la unidad de control del producto. Revisa la manta para asegurarte de que todos los cables están desconectados.

  2. 2

    Llena una cubeta con suficiente agua templada para que la manta pueda moverse libremente. Lee las indicaciones del envase del detergente para ropa y agrega la cantidad recomendad.

  3. 3

    Agita el detergente con tu mano para hacer espuma. Coloca la manta eléctrica en la cubeta y déjala en remojo durante 15 minutos.

  4. 4

    Estruja suavemente la manta en la espuma durante un minuto y luego retírala. Enjuágala con agua limpia. Estruja cuidadosamente la manta hasta que ya no esté empapada.

  5. 5

    Cuelga la manta eléctrica de un tendedero para que se seque. Estírala suavemente hasta que tome su forma y tamaño original.

Consejos y advertencias

  • Si tienes una lavadora de carga frontal, opta por el lavado a mano.
  • No laves una manta eléctrica si tiene cables que perforan la tela.
  • Nunca sumerjas un cable o el controlador en el agua.
  • No uses broches para colgar la manta porque puedes dañar los cables.
  • Nunca limpies en seco una manta eléctrica. Los solventes pueden dañar los elementos calefactores.
  • Nunca pongas a blanquear una manta eléctrica.
  • Asegúrate de que la manta está completamente seca antes de usarla otra vez.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media