Cómo hacer leche de almendras en casa

Escrito por joan reinbold | Traducido por maria gloria garcia menendez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer leche de almendras en casa
Sólo con agua y almendras, puede hacerse una útil "leche". (vonEisenstein/iStock/Getty Images)

Las almendras son nutritivas, contienen nutrientes como calcio, hierro, proteínas, potasio, magnesio y fibra. La leche de almendras, una combinación de almendras y agua, se conoce como una leche alternativa, algo que se utiliza como un sustituto de la leche de vaca. Puedes utilizarla con cereales o como un ingrediente para hornear, ponerla en batidos o beberse sola.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Almendras
  • Agua potable
  • Una licuadora
  • Tazas para medir
  • Un recipiente hermético
  • Dos cucharas

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Decide sobre la cantidad de leche de almendras que deseas hacer. Esto dependerá de lo gruesa que quieres que sea tu leche de almendras. La proporción de almendras al agua es aproximadamente de una parte de almendras por dos partes de agua.

  2. 2

    Casca las almendras y retira sus pieles. Haz esto evitando que la leche de almendras se vuelva amarga, aunque no es necesario si no te importa un sabor amargo.

  3. 3

    Coloca las almendras en un recipiente. Vierte agua sobre las almendras hasta que el agua se eleve por encima de ellas a alrededor de una pulgada (2,54 centímetros).

  4. 4

    Remoja las almendras en agua durante la noche o unas ocho horas. Enjuágalas cuando se hayan empapado. Este proceso de remojo da a la leche una textura más cremosa. Colócalas en la licuadora y muélelas.

  5. 5

    Agrega la cantidad deseada de agua a las almendras y mézclala hasta que la mezcla tenga una consistencia suave. Cuanta más agua agregues, más fina será la leche de almendras.

  6. 6

    Coloca una gasa o un colador fino sobre un recipiente lo suficientemente grande para la cantidad de líquido en la licuadora. Vierte cuidadosamente la mezcla de almendras en el colador. Reúne las esquinas del colador y exprime el líquido en el recipiente.

  7. 7

    Prueba la leche de almendras. Si quieres que tenga una textura diferente, colócala en la licuadora. Añade una cantidad medida de agua o de almendras, dependiendo de si deseas que sea más gruesa o más delgada y mézclala hasta que quede suave. Cuélala otra vez, si lo quieres más gruesa. Anota la relación de almendras al agua que te ha gustado más, para tener una referencia futura.

  8. 8

    Vierte la leche de almendras en un recipiente de cierre hermético y guárdala en el refrigerador hasta que desees utilizarla.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles