Lexapro vs Prozac

Escrito por jennifer s. wright | Traducido por damian trabilsi
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Lexapro vs Prozac
Esta clase de medicamentos funcionan mediante el aumento de una sustancia química cerebral llamada serotonina que regula el estado de ánimo. (Drugs image by __PeTe__ from Fotolia.com)

Tanto Lexapro como Prozac son medicamentos similares recetados que pertenecen a una clase de remedios llamados inhibidores de la recaptación de selección o ISRS. Esta clase de medicamentos funcionan mediante el aumento de una sustancia química cerebral llamada serotonina que regula el estado de ánimo. La forma genérica de Lexapro es el escitalopram oxalato, y la forma genérica de Prozac es el clorhidrato de fluoxetina.

Prozac fue el primer fármaco de esta clase de medicamentos y se introdujo en 1987 para el mercado de EE.UU. Como Prozac ha estado en el mercado más tiempo, es generalmente más barato que Lexapro.

Otras personas están leyendo

Enfermedades tratadas usualmente

Prozac ha sido aprobado para tratar más enfermedades que Lexapro. Tanto Lexapro como Prozac pueden ser recetados para tratar la depresión. Lexapro también se prescribe para tratar el trastorno de ansiedad generalizada.

Prozac puede ser recetado para el tratamiento de varias enfermedades más, incluyendo el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), la bulimia nerviosa, obesidad, trastornos del sueño, trastornos de pánico, depresión relacionada con el trastorno bipolar, dependencia del alcohol, trastorno por déficit de atención, trastorno límite de la personalidad, dolores de cabeza, trastorno de estrés postraumático, síndrome de Tourette, trastorno disfórico premenstrual (TDPM), cataplejía, fenómeno de Raynaud y anorexia nerviosa.

Instrucciones de uso

Lexapro y Prozac están disponibles en forma líquida y tabletas. Prozac está disponible en formas adicionales, tales como cápsulas comunes y de liberación retardada.

Lexapro y Prozac se toman generalmente una vez al día, pero las cápsulas de liberación retardada de Prozac se toman una vez a la semana, lo que puede aumentar el cumplimiento en algunos pacientes que no les gusta tomar una píldora todos los días. Cualquier medicamento se puede tomar con o sin alimentos. Prozac se debe tomar en la mañana para evitar el insomnio y el nerviosismo.

Prozac tarda más, alrededor de cuatro a cinco semanas, antes que los efectos plenos se hagan sentir. Los efectos completos de Lexapro se sienten de una a cuatro semanas.

Efectos secundarios

Lexapro tiene menos efectos secundarios. Uno común de ambos son las náuseas. Prozac tiene otros efectos secundarios, como debilidad generalizada, mareos, dolor de cabeza, somnolencia, temblores, nerviosismo, sequedad de la boca, diarrea, anorexia, insomnio, cambios en la libido y ansiedad.

Los síntomas de una reacción alérgica a cualquier medicamento pueden incluir urticaria, erupción cutánea, fiebre, dolor en las articulaciones, dificultad para tragar o respirar e hinchazón de los pies, las piernas, las manos, los brazos, la garganta, la lengua o la cara. Estos síntomas deben ser evaluados por un profesional médico de inmediato.

Riesgos

Los riesgos con ambos medicamentos son comparables. Ambos pueden aumentar la conducta y pensamientos suicidas en personas de 18 a 24 años durante los primeros dos meses de tratamiento. Llama a tu médico si experimentas empeoramiento de la depresión, preocupación extrema, alucinaciones, acciones impulsivas, excitación anormal, ataques de pánico, agitación, problemas para conciliar o mantener el sueño, o si tienes pensamientos o planes para lastimarte a ti mismo.

Lexapro y Prozac son medicamentos de Embarazo Clase C, lo que significa que estos medicamentos han provocado riesgos para los fetos en estudios con animales, pero los beneficios de las drogas suelen ser mayores que el riesgo en seres humanos.

Precauciones

Ningún medicamento debe ser tomado junto con alcohol. Prozac tampoco debe ser tomado con la hierba de San Juan.

Nunca dejes de tomar Lexapro o Prozac sin el consejo de tu médico. Los síntomas de abstinencia incluyen cambios de humor, depresión, estado de ánimo anormalmente excitado o frenético, ansiedad, irritabilidad, mareos, confusión, cansancio, dolor de cabeza, sueños inusuales, problemas para conciliar o mantener el sueño, sudoración, náuseas y entumecimiento u hormigueo en los pies, las manos, piernas o brazos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles