Leyes básicas del derecho contractual

Escrito por timothy murphy | Traducido por maria della cella figueredo
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Leyes básicas del derecho contractual
El derecho contractual es el área del derecho que trata con las promesas que una persona le hace a otra y cuándo éstas son ejecutables. (Contract Law image by Scott Maxwell from Fotolia.com)

El derecho contractual es el área del derecho que trata con las promesas que una persona le hace a otra y cuándo éstas son ejecutables. Esencialmente, el derecho contractual le permite a las partes llegar a un acuerdo para hacer que la ley los cubra, lo cual el tribunal luego ejecutará, siempre y cuando se sigan las leyes y se cumplan los requisitos.

Otras personas están leyendo

Oferta

La forma en que el contracto se inicia es como una oferta. Es el proceso por el cual una de las partes le ofrece algo a otra. Un ejemplo común es la oferta de comprarle una casa a una persona. Una oferta debe establecer con algo de especificidad lo que la persona que ofrece (el oferente) se propone hacer.

Aceptación

El segundo requisito para un contrato válido es la aceptación. Se trata cuando una persona que recibe una oferta (el destinatario) conviene en aceptar la oferta. Una aceptación válida debe siempre aceptar todos los términos de la oferta sin cambios. Cuando la parte a quien se le propone la oferta intenta cambiar los términos de la oferta, él ha creado una contraoferta, la cual el ofertante puede aceptar o rechazar.

Consideración

El contrato está formado por una oferta y una aceptación, pero para que sea válido, debe enumerar la ponderación. Se trata del intercambio de valor entre las partes del contrato. Por ejemplo, el ofertante acuerda transferir su casa al destinatario, y éste acuerda pagarle US$ 200.000. La ponderación no tiene que ser una suma monetaria, sino que debe ser algo de valor, como por ejemplo un intercambio de servicios.

Justicia

Un contrato debe ser justo, o para ponerlo en términos legales no debe ser inescrupuloso. Un contrato es inescrupuloso cuando favorece a una parte de forma tan excesiva que pasa a ser claramente injusta para la otra parte. Para que un contrato sea desmesurado, por lo general debe ser a la vez falto de equidad de fondo (por ejemplo, ponderación significativamente insuficiente) y con vicio de procedimiento (gran discrepancia en las posiciones de negociación de las partes durante la negociación del contrato).

Legalidad

Finalmente, un contrato debe tener un propósito legal. Un contrato para vender una casa está bien, pero para vender drogas, no. Un contrato con un propósito ilegal siempre es inválido e inaplicable.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles