Cómo lidiar con la enfermedad de reflujo silencioso

Escrito por katie duzan | Traducido por contributing writer
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo lidiar con la enfermedad de reflujo silencioso
El manejo del reflujo silencioso se centra en tratar el daño causado por la enfermedad. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

La enfermedad de reflujo silencioso, también conocida como reflujo laringofaríngeo (RLF), es un tipo de reflujo que afecta no sólo al esófago, sino también a la laringe (caja de voz) y a la faringe (garganta). El RLF no se presenta con los síntomas típicos de reflujo ácido, como la acidez, por lo que se conoce como un tipo de reflujo silencioso. El manejo del reflujo silencioso se centra en tratar el daño causado por la enfermedad y en evitar que siga ocasionando más lesiones al reducir el ácido del estómago.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Trata de dejar los malos hábitos. La nicotina de los cigarrillos estimula el estómago para producir más ácido. La cafeína tiene el mismo efecto. El alcohol es especialmente malo para el reflujo ácido, porque no sólo estimula la producción de ácido en exceso, sino que también relaja el esfínter esofágico que mantiene cerrado el esófago. Con este músculo relajado, el ácido entra en el esófago y se desplaza hacia arriba.

  2. 2

    Come para reducir el ácido. Aunque la mayoría de las dietas aconsejan no comer carbohidratos complejos, estos alimentos son la mejor opción para las personas con reflujo ácido. Ellos absorben el ácido del estómago, evitando que su exceso termine en el esófago y la garganta. Evita los alimentos que estimulan la producción de ácidos como los cítricos, el café, las comidas picantes y el chocolate.

  3. 3

    Pierde el exceso de peso. Esos kilos de más empujan el estómago, obligando a veces a que el ácido suba hacia el esófago. Perder aunque sea un poco de peso ayuda a reducir la cantidad de ácido empujado hacia arriba.

  4. 4

    Come liviano. En lugar de comer tres comidas grandes al día, trata de dividir la cantidad de alimentos en cinco o seis comidas más pequeñas. Una menor cantidad de alimento en el estómago requiere menos ácido para digerir que las comidas más grandes.

  5. 5

    Usa medicamentos. Aunque los antiácidos son muy buenos para prevenir futuros daños, no ayudan a tratar las lesiones existentes que el reflujo silencioso causó en el pasado. El único tipo de medicamentos probados para ayudar a sanar el esófago son los inhibidores de la bomba de protones (IBP). Estos medicamentos apagan las bombas de ácido en el estómago para reducir los niveles de ácido. Con esta reducción, el daño del esófago se cura. El Prilosec es un IBP de venta libre. Para los casos más graves de reflujo ácido, los médicos utilizan IBP con prescripción.

No dejes de ver

Recursos

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles